Blog -

¿Qué son las emociones? Diferencia entre emociones primarias y emociones en Valencia

¿Qué son las emociones? Diferencia entre emociones primarias y emociones

El estreno de la película “Del revés” ha revolucionado las redes sociales y todo el mundo habla de emociones, en concreto del personaje que da vida a la emoción, ansiedad. Pese a ser una película de ficción, y con un enfoque hacia un público infantil, nos regala una serie de reflexiones y aprendizajes sobre el mundo emocional muy potentes. Por eso en el artículo de esta semana vamos a hablar y esclarecer algunos conceptos básicos para entender mejor las emociones y como construyen nuestra identidad y guían nuestra vida.

Como muestran en la película, no se trata tanto de definirnos en unas u otras, sino de entender que su gestión pasa por abrazarlas todas en función del momento e integrarlas. Unas sin otras no pueden “trabajar” aunque algunas estén más presentes o les permitamos mayor protagonismo.

¿Qué son las emociones?

Las emociones son fenómenos complejos que cumplen un papel fundamental en nuestras vidas y nuestras vivencias. Influyen directamente en nuestros pensamientos, conductas y relaciones de todo tipo. Podemos dividirlas en dos categorías principales: emociones primarias y secundarias. De esta manera podemos entender mejor cómo se desarrolla y funciona nuestra respuesta emocional en los acontecimientos del día a día. 
TODAS las emociones tienen su función y son importantes, aunque algunas nos hagan sentir mejor que otras. Las emociones son adaptativas, nos ayudan a socializar y comunicar y nos motivan las conductas que realizamos. Evidentemente de formas muy diferentes y con la gran importancia que tiene la manera en la que nos permitimos vivirlas, experimentarlas e interpretarlas. 

Sin desvelar detalles de la película, para que podáis disfrutarla tanto como hemos hecho nosotras, hasta la mala reputación de ansiedad queda absolutamente resuelta, dándole al valor que merece a este proceso psicológico. Os dejamos un enlace a uno de nuestros artículos en el que hablamos de la ansiedad con mayor detalle.

Emociones Primarias

Cuando hablamos de emociones primarias nos referimos a aquellas que son innatas y universales. Podríamos decir que nos acompañan desde que nacemos, aunque su proceso sea diferente y evolucione con el tiempo. Se encuentran en todas culturas, independientemente del contexto de la persona. Salvando las distancias de las diferencias individuales podemos reconocerlas fácilmente a través de expresiones faciales específicas, lo que refuerza su universalidad.

Aunque no todas las profesionales hablan de las mismas emociones primarias, en este apartado vamos a descubrir las que aparecen en la película:

  • Alegría: Es una emoción positiva que se manifiesta como una sensación de bienestar, satisfacción y felicidad. Es fácilmente identificable, aunque no siempre tiene que ir asociada a una sonrisa o carcajada. Es una emoción muy potente y que además es aceptada en nuestra sociedad en la mayoría de las circunstancias, evidentemente adaptada al contexto. Se libera dopamina y la serotonina, que mejoran el estado de ánimo y promueven una actitud optimista.
  • Tristeza: Es la emoción negativa por excelencia. Surge como respuesta a una pérdida, decepción o frustración. Es dolorosa, pero tiene una función clave y adaptativa al permitirnos procesar eventos difíciles y buscar apoyo social.
  • Miedo: Nos prepara para enfrentar el peligro, nos pone en alerta como la ansiedad. Activa la respuesta de lucha o huida. Se relaciona con la liberación de adrenalina.
  • Ira: La ira es una emoción intensa y compleja que se genera ante la percepción de una injusticia, amenaza o incluso frustración. No siempre es algo destructivo, ya que es un gran alimenta para motivar conductas que mejoren la situación o defendamos algo que creemos justo. La ira no debe confundirse con la violencia, porque esta es solo una respuesta conductual ante esta emoción, pero no la única.
  • Asco: Una emoción desagradable que nos ayuda a protegernos de sustancias dañinas, por ejemplo, o de poder establecer nuestros gustos. Evidentemente, no tiene nada de adaptativo que nos dé asco el brócoli, pero forma parte de nuestra identidad lo que nos gusta y lo que no. Los gustos suelen cambiar, así que su principal objetivo es protegernos, aunque no todo el rato cumpla esa función.

Creemos que es importante añadir en este apartado la sorpresa: es una emoción bastante breve que depende del contexto, se desencadena ante eventos inesperados. Puede ser tanto positiva como negativa dependiendo del suceso y prepara al individuo para una rápida evaluación, sobre todo, aunque también va acompañada de conductas en respuesta a ella.

Emociones Secundarias

Las emociones secundarias son más complejas y se desarrollan a partir de las emociones primarias. Estas emociones vienen determinadas e influenciadas por experiencias, aprendizajes y también de nuestro contexto social. Ya no hablamos de emociones universales como tal, aunque si muchas son compartidas la experiencia propia del individuo hace que varíen mucho de una persona a otra. Pese a ello, pueden ser reconocidas por los demás.

  • Orgullo: Podríamos hablar de un proceso que combina parte de alegría con una evaluación positiva de uno mismo. Surge de logros personales y del reconocimiento social y la autoestima y la autoeficacia. También puede presentarse de forma negativa impidiéndonos expresar emociones o activar la empatía hacia otras personas.
  • Vergüenza: Una emoción muy típica en la adolescencia y las personas adultas. Podríamos hablar de miedo y tristeza que se combina con las normas sociales o expectativas que podemos tener o sentir de los demás. Esta emoción puede llevar a la introspección y promover cambios conductuales para corregir algo que no nos ha gustado o que no gusta a los demás. Debemos tener cuidado con que esta emoción no nos lleve a impedir hacer algo que nos haga felices por lo que puedan pensar los demás. Equilibrio, esa es la clave de todas las emociones. 
  • Culpa: La culpa es similar a la vergüenza, pero se centra más en la acción que hace uno mismo y que implica un juicio propio. Motivo comportamiento, reparadores y reconciliadores. 
  • Celos: Los celos son una mezcla de miedo y tristeza, con una fuerte componente de ira a nivel conductual si no saben ubicarse y manejarse. Aparecen en situaciones donde percibimos una amenaza de perdida ante algo que amamos y que le tenemos aprecio. Habitualmente se habla de celos en la pareja o en las relaciones personales. Los celos no son malos, son una emoción más que puede alertarnos, pero sí conllevan conductas peligrosas de control y malestar. Por eso hablamos de que no existen los celos buenos como tal, en el contexto de las conductas de control, pero como emoción es tan necesaria como cualquier otra. https://albiachpsicologos.es/terapia-de-pareja/celotipia-consecuencias-personales-y-para-la-pareja/gmx-niv44-con954.htm  
  • Envidia: La envidia se caracteriza por la tristeza y la ira, por ejemplo. El Éxito de los demás o la ausencia del nuestro puede desencadenar esta emoción.  Puede motivarnos para la superación de metas, pero esta debe de estar bien ubicada y en su justa medida si no puede ser una emoción muy destructiva y que genera mucha ansiedad y malestar.  

Interacciones entre emociones primarias y secundarias

Cuando hablamos de emociones es imposible hablar del funcionamiento de una de ellas exclusivamente. Aunque puede que alguna destaque más en una situación determinada las emociones desencadenan un sinfín de sentimientos acompañados de otras emociones. Son una mezcla, una combinación que a su vez generan otras emociones u estados de ánimo.

Por ejemplo, si mezclamos miedo con tristeza podríamos hablar de ansiedad. La alegría podría unirse con un sinfín de emociones, incluso con aquellas que etiquetamos como negativas. Si, podemos sentir alegría compartida con un componente de tristeza y que ello nos lleve a sensaciones y evoque recuerdos nostálgicos.

La cultura juega un papel fundamental en la manera en la que vivimos y expresamos las emociones. Las normas culturales dictan qué emociones son apropiadas, por ejemplo, y esto nos lleva a permitirnos expresarlas más o menos.

Importancia de la Regulación Emocional

Ccomo bien muestran en la película, un punto clave para poder tener una buena salud mental es la regulación emocional.

La regulación emocional implica reconocer, expresar y manejar nuestras emociones. Todo esto llevado a cabo de manera “efectiva”, adaptándolas a las demandas del entorno, a nuestras herramientas personales y a nuestros deseos y necesidades.

Algunas estrategias de regulación emocional que podemos entrenar y trabajar en mejorar nuestra relación con las emociones son: la interpretación que hacemos sobre ellas, la valoración y estigmatización de las emociones negativas, la comunicación emocional…. Todo esto implica un trabajo de autoconocimiento y aceptación, aunque evidentemente el contexto y muchas variables externas no podamos controlarlas.

Y con las emociones negativas, ¿Qué hacemos?

Es muy fácil hablar de aceptar y abrazar todas las emociones, pero es evidente que es duro y desagradable estar triste, estresado, sentir miedo o apatía. La culpa, la vergüenza también son emociones que pese a su utilidad nos hacen sentir mal, pero debemos asumir que todo viene en pack, no podemos disfrutar o sentir las emociones placenteras saltándonos o bloqueando las negativas.

Al final son un continuo que se retroalimenta constantemente. Se regulan y trabajan en conjunto, incluso las que puedan parecer más opuestas se encuentran en algún momento de nuestra vida. Es por eso, que, pese a que sea molesto tenerlas, debemos aprender a gestionarlas y a verlas como parte del precioso proceso de sentir. Un ejemplo claro ocurre cuando nos enamoramos. El amor es algo maravilloso, pero en muchas ocasiones viene acompañado de momentos de dolor, sea por perdida o por celos. Todo ello podemos trabajarlo para gestionarlo mejor y tener una relación de pareja que mayormente nos haga felices y nos haga sentirse tranquilos, pero es imposible que sea un continuo. Amar implica temer perder, aunque aprendamos a abrazar esta posibilidad y no nos influya de antemano o de forma tóxica.

Pide ayuda

La terapia psicológica puede ser esencial para la gestión emocional. En terapia se crea un espacio seguro y estructurado donde las personas pueden explorar y reconocer sus emociones desarrollando herramientas efectivas para enfrentarlas. Entre las estrategias que se abordan en terapia se encuentran la identificación y reestructuración de pensamientos negativos, la atención plena, el desarrollo de habilidades de afrontamiento y mejora de la comunicación y expresión de las emociones. Estas técnicas no solo ayudan a gestionar las emociones en general, si no que nos ayudan también a reducir el estrés y la ansiedad mejorando nuestra salud mental.

Tengamos en cuenta que en cualquier momento podemos tener una mala gestión emocional por una circunstancia particular, por mucho que seamos capaces de sobrellevar el proceso emocional. Siempre podemos pedir ayuda si nos vemos sobrepasados. 

 

Tu bienestar y satisfacción son nuestra mayor recompensa:

    "Me ha sorprendido la capacidad resolutiva a los problemas planteados en mi pareja, ha sabido escuchar y rápidamente nos dio soluciones y pautas para no volver a los mismos errores y pasar pagina, gran profesional y mejor persona, gracias Angharad."
    "Es una profesional que te ofrece toda su atención y conocimientos, explicando claramente lo que te ocurre y ayudàndote en tu proceso de evolución, con toda su empatía y buen hacer. La recomiendo. Te ayudará seguro"
    "Con la ayuda de Angharad he superado con éxito uno de mis peores momentos de mi vida. Recién separada, sin ganas de vivir..... con su ayuda ahora veo la vida con ilusión y esperanza, gracias."
5 / 5 de 27 Opiniones
Ver más opiniones
  • Reservas Albiach Psicologos

    Ahora es el momento

    Si has llegado hasta aquí, ahora ni lo dudes; da el primer paso y reserva ahora mismo tu cita.

    Es muy fácil, elige fecha y hora.RESERVA TU CITA
  • Dudas Albiach Psicologos

    No tengas dudas

    Si necesitas un psicólogo en Valencia pero te surgen dudas importantes, no dudes en consultarnos estaremos encantados de atenderte.

    962 14 24 65 Escribir mailCONSULTA DUDAS
  • Localización Albiach Psicologos

    Te esperamos

    Te esperamos en nuestro centro de psicología en Valencia capital.

    Calle Padre Tomás de Montañana 22, 1-F, Valencia 46023

    (Parking público Gratuito justo enfrente)
    Ver mapa
Socios de Albiachpsicologia

Albiach psicólogos. Centro para el tratamiento de problemas psicológicos en Valencia.
Centro Autonímico Nº 20304
Aviso legal - Condiciones de privacidad - Cookies
Produce ilatina