Psicología Adolescentes -

Influencia de las Redes Sociales en las relaciones personales en Valencia

Influencia de las Redes Sociales en las relaciones personales


Es indiscutible que las nuevas tecnologías han abierto las posibilidades y revolucionado las formas de comunicación personal en nuestra sociedad. Nos han acercado y facilitado el contacto, dejando de ser una barrera la distancia. No solo en la relaciones personales, también a nivel laboral, en el consumo y en las actividades de la vida cotidiana. 

Con todos estos avances tecnológicos la forma en la que “ligamos” y que entablamos relaciones de pareja también ha sufrido grandes cambios y modificaciones en los patrones, lenguaje y normas. 

Esto no quiere decir que la forma en que sentimos haya cambiado también. El amor sigue siendo amor, los amigos siguen siendo buenos amigos y todas las emociones que sentimos al relacionarnos de forma social siguen estando presentes exactamente igual que antes. Lo que si que ha cambiado son los escenarios, las formas y procesos que empleamos para iniciar relaciones, para mantenerlas e incluso para romperlas. También podemos ver que los tiempos han cambiado, y no nos referimos a la época, si no a la temporalidad en la que estos procesos se crean y se destruyen. 

Influencia de las Redes Sociales en las relaciones personales

Podemos hablar de que el mayor cambio que se produce en esta nueva era de las comunicaciones es a la hora de relacionarnos. Ya sea para encontrar el amor o para iniciar amistades u otro tipo de relaciones personales es evidente las modificaciones de dinámicas que encontramos con aplicaciones como Instagram o Facebook. 

Las relaciones pueden darse sin ni quiera haber conocido a la persona en el plano físico, en la realidad. Nos movemos en espacios virtuales en los que podemos entablar vínculos exactamente igual de intensos que con alguien que vemos y podemos tocar. 

Nos desprendemos de tener que vernos, charlas, salir varias veces y descubrir poco a poco si tenemos algo en común. Ya podemos comprobar los intereses de antemano y sacar mucha información relevante de los perfiles, imagenes y paginas en común que compartimos. Aunque esto no siempre nos asegura que vayamos a conectar con esa persona, sí que suele servirnos de descarte para saber si habrá o no puntos en común que hagan merecer la pena conocerse. 

Y sobretodo elegimos qué imagen queremos mostrar de nosotros mismos. Podemos pensarla, retocarla y prepararla, para que sea la que más nos satisfaga. 

En las aplicaciones, que están enfocadas de forma más directa a encontrar relaciones de pareja, ni siquiera tenemos que preguntar o intentar descubrir si podríamos interesar de forma romántica a alguién. Aunque no sea definitivo, ya nos vienen con filtros que nos permiten pasar esa barrera automáticamente y decidir si dar “match” o no a cada una de las personas que nos muestra la aplicación. 

Tinder es la más conocida y usada en la actualidad, pero cada vez aparecen nuevas y “mejoradas” aplicaciones que te ponen en contacto con gente con tus mismas aficiones o con los “solteros/as” más cerca de ti. 

¿Y a nosotros cómo nos influye?

La vida que mostramos en la pantalla no siempre coincide con lo que hay detrás de ella. Las nuevas tecnologías no solo pueden traernos problemas a la hora de modificar o empeorar nuestra forma de comunicarnos. Existen cada vez más problemas de autoestima asociados a la dependencia a las redes sociales y su uso. 

Podemos entrar en un bucle en el que pasemos más tiempo y estemos más preocupados en cómo las personas nos perciben, cómo valoran nuestra vida y nuestras relaciones, que en experimentar nuestras vivencias satisfactoriamente y de forma plena. Perdemos la capacidad de disfrutar el presente por querer mostrar una imagen que creemos ideal y perfecta. Comprobamos las notificaciones, los me gusta, los comentarios…

La necesidad de sentirnos conectados puede acabar metiéndonos en este bucle en el que nuestra imagen personal y autoconcepto se ven medidos en “likes” y visualizaciones. 

Estamos negándonos la posibilidad de poder experimentar los momentos felices para alimentar el ansia narcisista de conseguir que los demás vean a través de lo que colgamos en las redes una felicidad postiza y una vida interesante irreal.

Los teléfonos móviles, que suelen ser los que nos permiten el acceso a estas redes y nos generan esa necesidad de estar en contacto y disponible continuamente pueden llegar a interferir en una conversación solo por su mera presencia, ya que suele menguar la sensación de intimidad y de conexión con la otra persona. 

¿Qué debemos tener en cuenta?

 

Debemos tener en cuenta que son una nueva herramienta que puede facilitarnos, como hemos comentado antes, incluso acercarnos estando lejos, pero que con un mal uso podemos llegar a ver afectada nuestra salud emocional y nuestras relaciones sociales saludables. 

La privacidad: Cuando compartimos información o fotos personales en las redes estamos perdiendo la intimidad sobre las mismas y el control. Debemos tener en cuenta lo que publicamos y lo que no. 

La mala gestión en las relaciones: Las redes sociales nos facilitan el contacto con nuestros seres queridos, pero pueden convertirse también en una herramienta de control y provocar situaciones de conflictos como los celos. 

El acoso:  Sobretodo en el caso de los adolescentes, las redes sociales pueden provocar situaciones de acoso y tienen más facilidad para caer en mentiras y en situaciones de abuso que se vuelven más invasivas y sencillas a través de ellas.

El uso excesivo: El uso excesivo de las rede sociales ya es una de las adiciones que más ayuda profesional requiere en nuestros tiempos. 

La falsa información: Tanto en la información que leemos sobre noticias y sucesos como en dejarnos llevar en la imagen que pueden mostrarnos algunos perfiles y que sean falsos.

Nuestra productividad: Estar conectados a las redes sociales y pegados al móvil de forma constante puede provocar una disminución en nuestro rendimiento laboral y de las obligaciones que tengamos. 

Los profesionales de la salud psicológica pueden ayudarnos a gestionar un mal uso o un uso abusivo de las nuevas tecnologías y darnos herramientas para gestionar nuestro tiempo de forma que las redes sociales y las nuevas tecnologías nos ayuden y no se conviertan en un impedimento para nuestras obligaciones o la vivencia sana de nuestras relaciones personales. 

 

 

Tu bienestar y satisfacción son nuestra mayor recompensa:

    "He pasado por momentos malos y creía que no podría superar mis problemas. Después de unos meses en el Centro de la Dr Albiach puedo afirmar que estoy mucho mejor. Angharad y su equipo son grandes profesionales y me han ayudado mucho. Además es muy cercana y amable. 100% recomendable."
    "La puntualidad y la facilidad de horario. Desde el primer momento hubo buena sintonía y sentí que me entendía con ella."
    "Destacaría la facilidad con la que resuelve los conflictos y problemas que le llevas, el la segunda vez que me trata y todo fenomenal, 100% recomendable, gracias Angharad"
5 / 5 de 27 Opiniones
Ver más opiniones
  • Reservas Albiach Psicologos

    Ahora es el momento

    Si has llegado hasta aquí, ahora ni lo dudes; da el primer paso y reserva ahora mismo tu cita.

    Es muy fácil, elige fecha y hora.RESERVA TU CITA
  • Dudas Albiach Psicologos

    No tengas dudas

    Si necesitas un psicólogo en Valencia pero te surgen dudas importantes, no dudes en consultarnos estaremos encantados de atenderte.

    963 72 19 85 Escribir mailCONSULTA DUDAS
  • Localización Albiach Psicologos

    Te esperamos

    Te esperamos en nuestro centro de psicología en Valencia capital.

    Calle Padre Tomás de Montañana 22, 1-F, Valencia 46023

    (Parking público Gratuito justo enfrente)
    Ver mapa
Socios de Albiachpsicologia

2018 Albiach psicólogos. Centro para el tratamiento de problemas psicológicos en Valencia.
Centro Autonímico Nº 20304
Aviso legal - Condiciones de privacidad - Cookies
Diseño web: Ilatina