Psicoterapia Adultos -

Cómo mejorar la desmotivación en Valencia

Cómo mejorar la desmotivación

Septiembre es un mes de establecer metas y esto puede llevarnos a tener que iniciar nuevos proyectos u obligaciones. 

Comienzan las clases, volvemos de las vacaciones y lo sentimos como el fin de una pausa. 

Este año además de las presiones normales que solemos tener le sumamos la carga de la incertidumbre por toda la situación actual. 

Si estás iniciando un proyecto, tienes que retomar estudios o trabajos o simplemente te ves en un momento vital de pausa y no encuentras la motivación para arrancar el motor de búsqueda o acción vamos a intentar darte algunos consejos para poder lograr tus metas. 

¿Qué es la motivación? 

La motivación es un principio básico de la conducta de todas las personas. Sin motivación no podemos pasar a la acción. Nos ayuda en el inicio, mantenimiento e incremento de las conductas, es decir, sin ella no podemos llevar a cabo las tareas diarias, ni las obligaciones, ni las metas. Ya sean conductas que nos resulten más o menos agradables siempre tenemos que tener motivación para realizarlas. Es por ello, que está directamente relacionada con otras variables psicológicas como el estrés, la concentración, la productividad o la autoestima afectándonos directamente en nuestra salud emocional.

La motivación se puede comparar con el combustible que nos permite llegar a nuestros destinos y recorrer diferentes objetivos y metas a lo largo de nuestra vida. Habrá ocasiones que no necesitaremos demasiado combustible y otras en las que tendremos que recorrer un largo viaje, habrá que parar a repostar y saber dónde y cómo hacerlo. 

No es un constructo rígido, fluctúa muchísimo a lo largo de nuestro día a día y muchísimas variables pueden influenciarlo. 

Consecuencias de la falta de motivación

  • Pérdida del interés. 
  • Apatía.
  • Falta de apetito. 
  • Pensamientos negativos recurrentes sobre uno mismo y el entorno del objetivo (proyecto, idea, compañeros de trabajo, situación personal…). 
  • Preocupación e inquietud constantes.
  • Ansiedad.
  • Irritabilidad.
  • Insomnio.

Existen diversas herramientas para mejorar estas situaciones y te vamos a contar algunas de ellas.

¿Cómo podemos mejorar nuestra motivación?

Conocerse, una herramienta comodín

La motivación está en nosotros mismos. Por mucho que intentemos modificar el ambiente o el entorno, si nosotros no conseguimos creer en esa motivación será imposible impulsarla. Según los rasgos de personalidad podemos desmotivarnos con mayor o menor facilidad, por ello no todas las estrategias van a servirnos de la misma forma a todos. Debemos conocernos, aceptarnos, trabajar en las debilidades y potenciar las fortalezas. Aunque suene repetitivo para hacer todo esto hay que CONOCERSE. 

Las excusas están “muy bien” para evitar pasar a la acción, pero una vez estamos en la búsqueda activa de la solución no debemos tener miedo a enfrentarnos a estos factores, son los que tienen las claves para poder poner en marcha todas estas herramientas. 

No te compares

Por la misma razón que hemos hablado con anterioridad, compararnos con otras personas solo nos va a traer sufrimiento y pérdida de tiempo afectando directamente a nuestra autoestima. 

Nuestros logros, avances o dificultades debemos valorarnos en función de dónde nos encontrábamos, dónde estamos ahora y dónde queremos llegar. Hay que valorar las capacidades y habilidades que tenías y que tienes ahora, las que te faltan y cómo mejorarlas. 

La manera correcta de ponerle nota a nuestros proyectos es hacerlo desde nosotros, ya que otras personas no tienen ni nuestras circunstancias personales ni nuestros objetivos. 

Las metas

En muchas ocasiones la desmotivación viene dada por no tener un foco al que vayamos a enfrentarnos o abarcar. Es decir, como no sabemos qué queremos o hacia dónde queremos ir, no encontramos las ganas de avanzar. 

Es un círculo vicioso complicado de soltar porque un factor alimenta al otro. Por ello hayq que ROMPERLO. 

Establece metas concretas y cuando la motivación es baja debemos hacerlo poco a poco y de manera realista. 

De nada nos sirve establecer un objetivo grande, que requiere pasar por muchas fases anteriores, si no tenemos claro el camino. A veces pecamos de justamente eso, de ponernos objetivos finales sin analizar qué tendremos que hacer durante el trayecto. 

Nuestros logros positivos

Cuando perdemos la motivación podemos caer en la trampa de dejarnos llevar solo por lo malo, de solo ser capaces de ver los aspectos negativos del momento actual y del pasado. 

Haz una lista de metas, propósitos y logros que hayas tenido a lo largo de tu vida. Oblígate a pensar en ellos, a encontrarlos y a valorarlos. 

De esta forma también podrás ayudarte a tí mismo a conocer en qué momentos has conseguido que la motivación fuese de la mano contigo y buscar el origen. 

Los descansos

Saber parar es esencial. Tanto en el proceso de la realización de la meta como de forma “radical” en ocasiones. Es decir, ni podemos estar pensando todo el día solo en nuestras obligaciones o tareas pendientes, ni podemos tomarnos una pausa necesaria como un fracaso. 

Dejar de lado temporalmente nuestro proyecto, descansar, dedicarnos tiempo y darnos espacio no es abandonar. 

En ocasiones es esencial ver las cosas con perspectiva y cambiar las que sean necesarias. 

Cuando iniciamos algo es evidente que el resultado que nos imaginamos no será realmente el final. No significa que sea peor, significa que durante el camino también surgirán baches, pero también descubriremos nuevos objetivos o nuevas oportunidades que puedan hacer necesario una redirección. 

Pide ayuda

Aunque la motivación resida en nosotros mismos son muchas las circunstancias ajenas a nosotros que pueden perjudicarla y controlarlas todas no siempre es tarea fácil. 

Nuestra situación personal, laboral, con la familia y amigos puede afectar directamente a nuestro estado de ánimo y motivación, actuando como otro peligroso círculo vicioso. 

La ayuda psicológica puede servirnos de herramientas para ordenar las ideas, aprender a establecer metas realistas y conocer nuestras limitaciones y virtudes para poder aceptarlas y sacarles partido. 

No siempre vamos a poder con todo. Necesitamos aprender a ser asertivos y resilientes y para ello en ocasiones tenemos que poder decir basta y pedir ayuda. 

 

 

Tu bienestar y satisfacción son nuestra mayor recompensa:

    "Estoy tenido problemas con mi hijo adolescente y Angharad me está ayudando mucho a controlarr su comportamiento ya que se nos estaba desviando, nos lo esta motivando y lo quería reflejar ya que no tenía esperanzas de poder controlarlo, nos ha enseñado el camino, gracias."
    "Desde el primer momento Angharad, entendió cual era el problema y empzó a darme pautas que están siendo de gran ayuda. Su trato es cercano y amable a las vez que profesional. La recomendaría, de hecho la he recomendado y ha sido totalmente acertado."
    "La puntualidad y la facilidad de horario. Desde el primer momento hubo buena sintonía y sentí que me entendía con ella."
5 / 5 de 27 Opiniones
Ver más opiniones
  • Reservas Albiach Psicologos

    Ahora es el momento

    Si has llegado hasta aquí, ahora ni lo dudes; da el primer paso y reserva ahora mismo tu cita.

    Es muy fácil, elige fecha y hora.RESERVA TU CITA
  • Dudas Albiach Psicologos

    No tengas dudas

    Si necesitas un psicólogo en Valencia pero te surgen dudas importantes, no dudes en consultarnos estaremos encantados de atenderte.

    963 72 19 85 Escribir mailCONSULTA DUDAS
  • Localización Albiach Psicologos

    Te esperamos

    Te esperamos en nuestro centro de psicología en Valencia capital.

    Calle Padre Tomás de Montañana 22, 1-F, Valencia 46023

    (Parking público Gratuito justo enfrente)
    Ver mapa
Socios de Albiachpsicologia

2018 Albiach psicólogos. Centro para el tratamiento de problemas psicológicos en Valencia.
Centro Autonímico Nº 20304
Aviso legal - Condiciones de privacidad - Cookies
Diseño web: Ilatina