Psicoterapia Adultos -

Hematofobia: Miedo a la sangre. ¿Qué es y cómo afrontarla? en Valencia

Hematofobia: Miedo a la sangre. ¿Qué es y cómo afrontarla?

Como os contamos en el artículo anterior sobre el miedo a volar, estamos en el mes del año donde se hace honor al terror y los miedos.

En esta época de disfraces y máscaras es muy común que esté presente en nuestros personajes ficticios la sangre, pero para muchas personas es una verdadera pesadilla. Enfrentarse a experiencias en las que ven heridas, sangre o situaciones relacionadas como las agujas, aunque sea en sucesos cotidianos y necesarias como un análisis o revisión médica, resulta insoportable.

Este miedo supone para muchas personas un problema grave que limita su conducta y que pone en peligro su salud y el funcionamiento normal de su vida.

¿Qué es el Miedo a la sangre?

Conocida también como hematofobia, es uno de los miedos más usuales entre las personas. Podríamos considerar que, en parte, es lógico e incluso adaptativo temer ver sangre de otra persona o la nuestra propia, ya que posiblemente indique una situación de peligro. Pese a ello, cuando hablamos de hematofobia nos referimos a no poder ver sangre (ya sea propia o ajena) o cualquier estímulo relacionado en ninguna circunstancia. Este temor podría impedirnos ir al médico o prestar ayuda en una situación de peligro que no esté en juego nuestra integridad física (ante un accidente, por ejemplo).

Lo cierto es que es importante no confundir cualquier malestar o desagrado ante la sangre con la hematofobia. Muchas personas se sienten incómodas al ver sangre, como hemos dicho antes es lógico que sea así.

Hablaríamos de esta problemática cuando los niveles de malestar, ansiedad y estrés dañan nuestra calidad de vida, la limitan e impiden realizar actos cotidianos y necesarios con naturalidad y fluidez.

No es una cuestión de no herirse o tener miedo a que se hagan daño los demás, va más allá de eso. Esta problemática tiene implicaciones que pueden ser mucho más graves en nuestro día a día

Respuesta de la hematofobia

Es curioso y es necesario destacar que en esta dificultad se dan dos episodios significativos. Es decir, que la respuesta fóbica ante el hecho de ver sangre o exponerse a situaciones relacionadas con la sangre (no solo hablamos de cuando la vemos directamente) lleva a la persona a experimentar dos fases.

  • En la primera fase hablaríamos de lo que ocurre nada más exponerse al estímulo. La consecuencia directa y conlleva una respuesta de ansiedad en la que se da toda la sintomatología física y emocional de: aumento del ritmo cardiaco, sensación nerviosa y ansiosa, hiperventilación, sudores, temblores… Se entra en estado de alerta, como ocurre en el resto de las fobias.
  • En la segunda fase se produce una bajada abrupta de la tensión y las constantes vitales que puede llegar a ocasionar que perdamos el conocimiento y nos desmayemos. La presión sanguínea cae en picado y podemos tener sensación de mareo o pérdida de fuerza.

Esto ocasiona que no sea solo una problemática ante la limitación que puede acarrearnos en determinadas conductas, también es un riesgo directo para nuestra salud física, ya que podemos dañarnos ante estos desmayos o desvanecimientos.

Recordemos también que para sufrir un episodio de crisis por hematofobia no tenemos que estar expuestos ante una situación de peligro o viendo directamente sangre. Simplemente con una pequeña herida, ver una aguja o imaginar o estar en un entorno sensible a este tipo de situaciones puede despertarse esta sintomatología.

Posibles causas

No se puede hablar de causas de forma firme y exacta, pero podemos dar pequeñas pinceladas sobre los orígenes que pueden estar implicados en la hematofobia.

Podríamos hablar de aprendizaje vicario. De personas que crecen y conviven con familiares o amigos con este miedo y aprenden de lo que ven.

También se baraja y se habla mucho de que venga de un miedo adaptativo, que se explique desde una perspectiva evolucionista. Como hemos comentado antes es lógico pensar que queramos huir ante la sangre, ya que podría significar peligro, pero debemos tener en cuenta que, como en el caso del resto de fobias, hablamos de un temor irracional que lejos de ayudarnos limita nuestra vida.

Se considera también relevante que recuerdos o vivencias pasadas influyen en este temor. Puede surgir como consecuencia de una mala experiencia en la que se haya sentido mucho miedo, dolor y sensaciones desagradables. Desde este punto de vista la persona asociaría la sangre a una situación negativa.

El posible origen de la fobia no determina si es más o menos tratable. Muchas personas no identifican de dónde viene esta dificultad y esto no supone un problema para trabajar en terapia.

¿Cómo afrontar la hematofobia?

Como ocurre con el resto de tratamientos para las fobias, la ayuda psicológica nos muestra un alto porcentaje de éxito ante esta dificultad.

Se trabajan diferentes herramientas y mecanismos para aprender a gestionar la hematofobia. Estos procesos están enfocados a controlar el miedo irracional y sus consecuencias en nuestra conducta. Es muy importante dar información del proceso para controlar la angustia, la ansiedad anticipatoria y los pensamientos negativos que puedan aparecer ante el miedo, además de atender la sintomatología física de los pacientes.

Es importante destacar que con la hematofobia no se busca exactamente lo mismo que en el tratamiento ante otras fobias. En esta dificultad buscamos que la persona se resista a la sintomatología, no que simplemente se relaje ante los estímulos. La sintomatología de las dos fases que hemos explicado con anterioridad supone un grave peligro para la salud y por eso resulta muy útil y necesario el trabajo a través de la tensión muscular para evitar los posibles desmayos.

Las principales estrategias irían enfocadas a:

  • Exposición controlada: Se busca confrontar de manera directa los estímulos, imágenes o sucesos que provocan la respuesta fóbica y dar herramientas para gestionarlos de forma adecuada. Esta técnica se aplica de forma progresiva, estableciendo una jerarquía junto al paciente donde paso a paso se irán afrontando los estímulos fóbicos de menos a más para conseguir disminuir los síntomas asociados. Es decir que se trabaja tanto la visualización de pequeñas heridas hasta afrontar una consulta médica u análisis de sangre, se adaptará a las dificultades y necesidades de cada persona.
  • Tensión aplicada: Su principal objetivo es controlar lo que ocurre en la fase 2. Evitar el mareo o desvanecimiento. Consiste en enseñar a aplicar tensión en diferentes grupos musculares para poder evitar los desmayos cuando nos exponemos a un análisis o prueba médica por ejemplo.

Es una de las fobias más comunes y con mayor consulta en terapia. Si te sientes identificado o identificada y sientes que este miedo está limitando tu vida y perjudicando tu salud pide ayuda, no esperes a tener que enfrentarte a una situación determinada para afrontarlo. 

 

 

 

Tu bienestar y satisfacción son nuestra mayor recompensa:

    "Lo que más me ha gustado es la sensación de profesionalidad que desprende, el trato recibido y sobre todo que después de la terapia hemos aprendido mucho y nos está ayudando a volver a ser felices, gracias Angharad."
    "Desde el primer momento Angharad, entendió cual era el problema y empzó a darme pautas que están siendo de gran ayuda. Su trato es cercano y amable a las vez que profesional. La recomendaría, de hecho la he recomendado y ha sido totalmente acertado."
    "Angharad sabe escuchar y enseguida me sentí cómoda,He estado por un momento en mi vida en la cual todo me salía mal, todo mi mundo se tambaleaba y estaba aterrado, su capacidad para abordarlo y su experiencia en este campo ha sido vital, muchas gracias por todo"
5 / 5 de 27 Opiniones
Ver más opiniones
  • Reservas Albiach Psicologos

    Ahora es el momento

    Si has llegado hasta aquí, ahora ni lo dudes; da el primer paso y reserva ahora mismo tu cita.

    Es muy fácil, elige fecha y hora.RESERVA TU CITA
  • Dudas Albiach Psicologos

    No tengas dudas

    Si necesitas un psicólogo en Valencia pero te surgen dudas importantes, no dudes en consultarnos estaremos encantados de atenderte.

    962 14 24 65 Escribir mailCONSULTA DUDAS
  • Localización Albiach Psicologos

    Te esperamos

    Te esperamos en nuestro centro de psicología en Valencia capital.

    Calle Padre Tomás de Montañana 22, 1-F, Valencia 46023

    (Parking público Gratuito justo enfrente)
    Ver mapa
Socios de Albiachpsicologia

Albiach psicólogos. Centro para el tratamiento de problemas psicológicos en Valencia.
Centro Autonímico Nº 20304
Aviso legal - Condiciones de privacidad - Cookies
Produce ilatina