Psicoterapia Adultos -

Como dejar los malos hábitos en Valencia

Como dejar los malos hábitos

Nuestro día a día esta repleto de actitudes y comportamientos que realizamos, casi, de forma automática. Hechos que forman parte de nuestro repertorio cotidiano de conductas que nos ayudan a agilizar nuestra rutina y apoyan nuestras responsabilidades y tareas.

Pero, ¿todos esos hábitos son buenos para nuestra salud emocional y física? ¿Somos conscientes de todos los que tenemos en nuestro día a día? ¿Cuáles nos gustan y cuáles nos perjudican?

​Estás son algunas de las preguntas que deberíamos hacernos para encontrar aquellas cosas que pueden estar dañando nuestra estabilidad emocional y aquellas que deberíamos empezar a practicar para mejorarla.

¿Qué es un hábito?

Los hábitos son comportamientos que en automático ponemos en marcha. Cuando realizamos estas acciones de forma reiterada, poco a poco se transforman en rutina. Los realizamos sin pensar, son patrones que se asientan en nuestra vida y que nos permiten gastar menos energías para llegar a nuestros objetivos. 

Integrarlos en el día a día no es tarea fácil, requiere de mucha constancia para que estos acaben siendo una ayuda. Como comentamos en el artículo sobre los propósitos de año nuevo, para conseguir que algo en nuestra vida cambie y alcanzar las metas, los hábitos son la mejor compañía. Necesitamos en un principio más concentración e insistencia en que se cumpla de forma continua y ser conscientes de cómo debemos hacerlo y qué debemos hacer. 

Lo que hay que tener en cuenta es que todos estos hábitos que facilitan y agilizan, sobretodo, nuestras tareas diarias no siempre son buenos.  Existen hábitos que nos llevan a tener preocupaciones, o más bien a mantenerlas, a provocar pensamientos negativos que nos bloquean y nos estancan en bucles. Por eso, no siempre son una ayuda y algunos simplemente mantienen conductas perjudiciales, que nos desgastan poco a poco y afectan a nuestra estabilidad emocional. 

¿Qué patrones o hábitos suelen ser los más perjudiciales?

Vivir pensando en el pasado o el futuro, más que en el momento presente. 

A veces, caemos en revivir una y otra vez lo que nos ocurrió en el pasado y nos habría gustado evitar o cambiar. Gastamos nuestro tiempo tontamente en preocuparnos por los acontecimientos que ya no podemos cambiar. Esto no solo nos genera ansiedad, malestar y mucho desgaste de energía. También nos impide centrarnos en el presente y disfrutar, a la vez que nos perjudica para encontrar soluciones que sí que podemos poner en marcha y paliar el daño o mejorar la situación. 

Al igual que cuando nos centramos en el futuro. Saber anticiparnos a los problemas puede ser muy beneficioso, ya que podremos barajar las posibles soluciones antes de que ocurran, pero  esta situación suele producirse de forma exagerada añadiendo más ansiedad y menos agilidad de respuesta a la larga. Lo que soluciona los problemas no es preocuparse mucho, es ser capaces de controlar la situación cuando toca y como toca. 

Sentirse culpable.

La culpa nos ayuda a detectar y sensibilizarnos ante los hechos en lo que hemos podido tener un mal comportamiento o no haber actuado bien. Nos pone en alerta y, de esta forma, podemos enmendar estas situaciones hacia nosotros mismos y los demás. La culpa es adaptativa y es esencial en las relaciones personales, pero debe de tener una duración determinada, si no se vuelve desadaptativa y solo nos perjudica y bloquea. 

Debemos ser capaces de dejarla atrás cuando no nos está ayudando a mejorar esa situación y cuando la estamos empleando de forma no asertiva. Cuando la culpa ya ha cumplido su papel, no tiene ningún sentido seguir arrastrándola. 

No saber decir no.

La asertividad es una de las herramientas más valiosas para cuidar nuestra salud emocional y mental. No saber decir que no, decir basta, poner límites y expresar nuestras emociones para darles valor genera un peso muy grande en la rutina de una persona. Es uno de los hábitos más nocivos para las personas cargar con ello. Desgasta, bloquea y convierte situaciones cotidianas en acciones llenas de rabia y acumulación de lo negativo. 

Entrenar la asertividad es esencial para cualquier persona que pretenda alcanzar éxitos, lograr sus metas y establecer nuevos objetivos a lo largo de su vida. Si decimos a todo que si, solo tendremos tiempo para las cosas de los demás, y estaremos abandonando nuestros espacios. 

Quejarse y centrarse más en lo negativo. 

Cuando centramos nuestros pensamientos solo y exclusivamente en las cosas malas estamos potenciando que ocurran. Cuando creemos algo firmemente, aunque no tengamos pruebas, no estaremos permitiéndonos potenciar nuestras herramientas para mejorar la situación o impedirla, perderemos la motivación antes y además nos estaremos desgastando doblemente rápido y quedándonos sin energía antes de que incluso pueda producirse el acontecimiento que tememos. 

No pedir ayuda. 

Es una gran virtud ser capaces de ser autosuficientes y buscar las herramientas y técnicas para solucionar los problemas que aparecen en nuestra vida, pero no debemos olvidar que una de las mejores herramientas para salir de una situación difícil es apoyarnos en los demás. 

Querer controlarlo todo. 

Es evidente que si pretendemos controlar cada una de las situaciones que se dan a nuestro alrededor vamos a gastar mucha energía en todo y poca en centrarnos en lo verdaderamente importante y útil. Este sobreesfuerzo suele realizarse siempre en vano, porque convierte nuestra energía en frustración y descontento constante.

Hábitos que mejoran nuestro bienestar emocional

  • Cuida tu cuerpo. 
  • Date tiempo para ti solo. 
  • Conecta con la naturaleza una vez a la semana. 
  • Expresa tus opiniones. 
  • Práctica el centrarte en el presente.
  • Escribe cada día una cosa buena que te haya pasado. 
  • Pide ayuda. 

Pese a ello, en muchas ocasiones nos vemos sobrepasado por estos hábitos, porque tan difícil es establecer nuevos que nos ayuden a alcanzar nuestras metas, como borrar los que nos dañan y llevan con nosotros tanto tiempo. 

La terapia psicológica puede resultar de gran ayuda en ambos casos. Podemos aprender en ella las herramientas necesarias para ir dejando atrás lo que nos perjudica y sustituirlo por aquellos que, no solo facilitan alcanzar los nuevos proyectos, también nos benefician y nos producen paz y tranquilidad en el día a día

 

 

Tu bienestar y satisfacción son nuestra mayor recompensa:

    "Me separé de mi marido con dos hijos a cargo y no era capaz de superarlo, Angharad me ha ayudado mucho y ya estoy empezando a encontrarme y sobre todo que me veo con muchísimas ganas y motivación que hace años no tenía. 100% recomendable"
    "Excelente trato, muy buena profesional con una gran calidad humana. Se implica en el problema buscando la mejor forma de llegar a ti, Lleva un seguimiento continuo puesto que siempre se muestra disponible aun fuera de las sesiones. 100% recomendable."
    "Mi experiencia personal fue excepcional. Desde el primer momento me dio pautas e hizo que me sintiese cómoda explicando lo que me sucedía. Sin duda ha sido una gran ayuda y le estoy agradecida por eso."
5 / 5 de 27 Opiniones
Ver más opiniones
  • Reservas Albiach Psicologos

    Ahora es el momento

    Si has llegado hasta aquí, ahora ni lo dudes; da el primer paso y reserva ahora mismo tu cita.

    Es muy fácil, elige fecha y hora.RESERVA TU CITA
  • Dudas Albiach Psicologos

    No tengas dudas

    Si necesitas un psicólogo en Valencia pero te surgen dudas importantes, no dudes en consultarnos estaremos encantados de atenderte.

    963 72 19 85 Escribir mailCONSULTA DUDAS
  • Localización Albiach Psicologos

    Te esperamos

    Te esperamos en nuestro centro de psicología en Valencia capital.

    Calle Padre Tomás de Montañana 22, 1-F, Valencia 46023

    (Parking público Gratuito justo enfrente)
    Ver mapa
Socios de Albiachpsicologia

2018 Albiach psicólogos. Centro para el tratamiento de problemas psicológicos en Valencia.
Centro Autonímico Nº 20304
Aviso legal - Condiciones de privacidad - Cookies
Diseño web: Ilatina