Psicoterapia Adultos -

Estrés laboral, apatía y la salud mental en el trabajo en Valencia

Estrés laboral, apatía y la salud mental en el trabajo

Hemos empezado un nuevo año y con él muchas personas se plantean objetivos nuevos y alcanzar metas en las diferentes áreas de su vida.

El tema que vamos a tratar en el artículo de esta semana seguro que algunos y algunas de vosotras os sonará. A veces es una cuestión de etapas y otras se mantiene en el tiempo llegando a ser un problema que afecta a todas las facetas de nuestro día a día.

Sentirse mal en el trabajo o verse superado por la cantidad de responsabilidades y tareas puede resultar familiar a casi cualquier persona que se haya enfrentado a la vida laboral. Puede deberse al trabajo en sí que realizamos, a no tener el trabajo que deseamos en esta etapa de nuestra vida, a angustiarse por nuestro futuro profesional, a tener una metas muy elevadas o no encontrar las metas para sentirnos realizados.

Cuando hablamos de sentir angustia o malestar en nuestro trabajo estamos hablando de un fenómeno que se llama estrés laboral. Muchos trabajadores y trabajadoras tienen este problema y no siempre es fácil lidiar con él o encontrar las herramientas para hacerle frente.

Evidentemente, no hablamos de un problema cuando es algo puntual, pero si estos niveles de estrés se mantienen en el tiempo son insostenibles para nuestra vida.

El problema viene cuando son situaciones de estrés sostenidas en el tiempo. Suelen relacionarse con cantidades de trabajo que desbordan la capacidad y herramientas que posee el trabajador, sentir una falta de control sobre este, tener un mal ambiente en el trabajo o no poder gestionar las emociones que todo esto nos provoca.

Estrés laboral

Hablamos de estrés laboral principalmente cuando no existe una adecuación entre las demandas que requiere el puesto de trabajo y los conocimientos y herramientas que tiene el trabajador para hacerle frente.

En cualquier empleo se necesita un periodo de adaptación en el que estas circunstancias pueden darse, pero si pasa el tiempo y seguimos sintiéndonos así o si de repente nuestra carga de trabajo aumenta y no podemos hacerle frente, tendremos un serio problema que afecta a nuestra salud mental.

La falta de ajuste entre demandas y recursos genera estrés laboral y esta sobrecarga de exigencias afecta directamente a nuestra salud, pero también a la calidad y desarrollo de nuestro trabajo. 

Como hemos comentado antes, la falta de control, no ver recompensado nuestro esfuerzo, no tener claras nuestras funciones, el exceso de demandas, los bajos recursos, horarios excesivos, tener que llevarse trabajo a casa y no poder desconectar o un mal ambiente de trabajo son las principales causas de que este tipo de estrés aparezca en las personas.

Apatía laboral

Otro de los problemas que pueden aparecer en nuestro entorno de trabajo y que afecta a nuestra salud emocional es la apatía laboral. La falta total o parcial del interés, la motivación e ilusión sobre el trabajo que realizamos.

Es evidente que habrá trabajos que nos gusten más o menos o trabajos con motivaciones diferentes (el mejor ejemplo es un trabajo que realizamos porque es lo que nos gusta, lo que hemos estudiado o porque necesitamos obtener esos recursos económicos que necesitamos. No siempre estas variables se dan juntas).

No estamos hablando de una patología, pero afecta directamente en el desarrollo de nuestro trabajo y a nuestra autoestima y autoconcepto.

Sentir apatía en el trabajo puede traducirse en consecuencias directas a la persona que realiza el trabajo, pero también al equipo de trabajo y entidad.

La salud en el trabajo

Estos conceptos que hemos definido anteriormente nos hacen reflexionar sobre que la salud en el trabajo es importante, y no solo la física. Es evidente que si me rompo un hueso mi trabajo se verá afectado en la mayoría de las ocasiones, pero si mi salud emocional y psicológica están afectadas, también.

Aunque de esto somos cada día más conscientes, todavía nos cuesta aceptar que es igual de importante y relevante, e incluso más.

La mayoría de personas sabe qué hacer si se rompe un hueso, pero no todos y todas tenemos integrado en nuestros pensamientos que podemos pedir ayuda si nos sentimos mal emocionalmente.

La OMS define la salud como “un estado de bienestar completo” en él incluye la salud física, mental y social. No solo estamos hablando de ausencia de enfermedad, por lo tanto, en cualquier faceta que hablemos de salud, como en el caso de salud laboral, tenemos que tener en cuenta que debemos estar bien, no solo no estar mal.

Aspectos que pueden afectar en la salud de los trabajadores:

  • Estrés laboral.
  • Problemas con el espacio en el que trabajamos (malas condiciones del entorno laboral).
  • Sobrecarga y objetivos laborales excesivos.
  • Falta de información o formación.
  • Falta de objetivos claros.
  • Mobbing
  • Síndrome de burnout. Os recomendamos leer este artículo para ampliar más información.
  • Falta de apoyo social en el trabajo. Malas relaciones.

¿Qué podemos hacer?

Hemos hecho un esbozo general de las diferentes causas que pueden hacernos sentir mal en el trabajo, pero es importante saber qué podemos hacer para que sea por lo que sea que estamos pasando esta situación podamos mejorarla.

Una buena organización

Lograr un rendimiento adecuado en el trabajo puede facilitar que evitemos sentirnos mal o sobrecargados. Por eso una buena organización con una metas realistas y alcanzables es esencial.

Debemos poder:

  • Tener una perspectiva clara y global de qué tareas debemos realizar.
  • Organizarlas de más a menos prioritarias.
  • Disponer de suficiente tiempo para llevarlas a cabo.
  • Poder descansar pasadas determinadas horas.
  • Tener un calendario para poder estipularse metas.
  • Un horario de organización para saber cuándo empezamos, pero también cuando tenemos que parar.

Algunas de estas cosas dependen de nuestra propia organización y otras deberán venir dadas o facilitadas por la entidad o empresa en la que trabajemos. Somos conscientes de que muchas veces las condiciones laborales no son las más adecuadas y que en ciertos casos no tenemos más remedio que asumirlas, pero tenemos que poder hacernos responsables de lo que nos corresponde y soltar lo que no.

Metas y objetivos razonables

No hablamos solo de los que nos planteamos nosotros y nosotras mismas, también los que asumimos. Por supuesto comprendemos que a veces no está en nuestra mano que los objetivos laborales se adecuen completamente y razonablemente a las circunstancias, pero debemos intentar que sean realistas para nuestra capacidad, recursos y herramientas.

Descanso y pausas

Este punto lo hemos nombrado varias veces y es que tan importante es organizarse bien y poder rendir en nuestro trabajo, como saber cuándo debemos y necesitamos parar.

El estrés laboral tiene una trampa muy grande y es caer en pensar que cuanto más tiempo dedico menos estrés tendré porque más podré abarcar. En ocasiones una mayor inversión de tiempo solo nos desgasta más dejándonos sin energía por no haber tomado el descanso que necesitábamos.

Cuidar la vida social en el trabajo

Las relaciones en el trabajo nos marcarán más o menos o serán más o menos íntimas. Aun así, sean del calibre que sean, necesitamos un ambiente agradable y tranquilo para poder desempeñar nuestras tareas.

Si existe un buen ambiente de trabajo será más fácil poder pedir ayuda, delegar si fuera necesario, crear vínculos de confianza para compartir carga de trabajo y poder comunicarnos con libertad.

Pide ayuda profesional

Si sientes que el trabajo te sobrepasa y no puedes afrontarlo puedes pedir ayuda. Es importante saber que la solución a este problema no siempre es desarrollar herramientas para poder afrontar ciertos problemas o asumir más responsabilidad, muchas veces el problema en sí es querer abarcar más de lo que podemos asumir.

Debemos aprender a soltar lo que no nos corresponde, poner límites también en el trabajo y saber delegar y comunicar lo que necesitamos. No somos peores trabajadores por no poder con todo o no llegar a todo, igual es que lo que se nos exige sobrepasa nuestros recursos y estamos intentando asumir algo imposible.

 

 

Tu bienestar y satisfacción son nuestra mayor recompensa:

    "Lo que más me ha gustado es la sensación de profesionalidad que desprende, el trato recibido y sobre todo que después de la terapia hemos aprendido mucho y nos está ayudando a volver a ser felices, gracias Angharad."
    "Deja hablar, te escucha para identificar claramente los problemas y aporta soluciones con claridad."
    "Tenía reticencias y ciertas dudas de qué manera podría ayudarme un psicólogo, hoy lamento no haber asistido mucho antes; me abrió nuevas ventanas para la reflexión y su ayuda me permite mejorar los problemas que me llevaron a su consulta. Gracias Angharad por tu ayuda"
5 / 5 de 27 Opiniones
Ver más opiniones
  • Reservas Albiach Psicologos

    Ahora es el momento

    Si has llegado hasta aquí, ahora ni lo dudes; da el primer paso y reserva ahora mismo tu cita.

    Es muy fácil, elige fecha y hora.RESERVA TU CITA
  • Dudas Albiach Psicologos

    No tengas dudas

    Si necesitas un psicólogo en Valencia pero te surgen dudas importantes, no dudes en consultarnos estaremos encantados de atenderte.

    962 14 24 65 Escribir mailCONSULTA DUDAS
  • Localización Albiach Psicologos

    Te esperamos

    Te esperamos en nuestro centro de psicología en Valencia capital.

    Calle Padre Tomás de Montañana 22, 1-F, Valencia 46023

    (Parking público Gratuito justo enfrente)
    Ver mapa
Socios de Albiachpsicologia

Albiach psicólogos. Centro para el tratamiento de problemas psicológicos en Valencia.
Centro Autonímico Nº 20304
Aviso legal - Condiciones de privacidad - Cookies
Produce ilatina