Psicoterapia Adultos -

Overthinking, los efectos de pensar demasiado: Qué es y cómo evitarlo en Valencia

Overthinking, los efectos de pensar demasiado: Qué es y cómo evitarlo

Tener esa sensación de que siempre estamos pensando en algo, sea lo mismo o no, con una preocupación constante, genera tensión y malestar. La sensación de que no podemos desconectar es agotador. Acaba con nuestra energía y nos hace sentir frustrados cuando pensamos demasiado, incluso llevándonos a la parálisis, a no poder ni valorar posibles soluciones a lo que nos ocurre, solo pensar, pensar y pensar. 

Evidentemente, no hablamos de analizar o reflexionar sobre una o varias situaciones de nuestra vida, buscando pros y contras por ejemplo. Esto es algo necesario y que nos ayuda a tomar decisiones y encontrar posibles alternativas ante los problemas, pero cuando le damos más vueltas de lo que es necesario no estamos ayudando a encontrar conclusiones, nos estamos saturando. 

¿Qué es el Overthinking?

Es una tendencia constante a cavilar. A dar vueltas a las cosas de manera obsesiva y sin control. Repetimos patrones que en bucle nos conducen a los mismos pensamientos generando ansiedad y preocupación. 

Cuando algo nos preocupa es muy complicado sacarlo de la cabeza, de ahí que esos pensamientos obsesivos se alimenten muchísimo de nuestros momentos más inestables, haciéndonos perder el control sobre ellos y lo que sucede en nuestras vidas. 

Si dejamos que estos pensamientos ocupen toda nuestra mente, no podemos centrar nuestra atención en nada más, simplemente nos quedamos atrapados en ellos y suelen ser negativos y desagradables, no son pensamientos que nos ayuden a nuestro bienestar emocional o nos hagan sentir bien. No siempre tiene por qué ocurrir con acontecimientos del presente, la preocupación sobre el futuro o circunstancias del pasado que nos persiguen pueden generarlos de la misma manera. 

Evidentemente, la consecuencia de todo ello puede traducirse en irritabilidad, ansiedad, malestar, tristeza y bloqueo si se mantienen en el tiempo. 

En otras ocasiones hemos hablado del concepto de rumiación, que acompaña a todo este proceso y básicamente es cuando un pensamiento no puede ser ignorado, no podemos dejar de pensar en ese acontecimiento que nos atormenta, reviviéndolo o inventando todos los futuribles posibles en nuestra mente. El foco de atención pasa a ser este de forma casi total, pudiendo llegar a convertirse en algo obsesivo en la vida de la persona. 

Los pensamientos 

Si hablamos del concepto de pensar, del concepto de los pensamientos nos damos cuenta de que es algo que forma parte de la vida de todas las personas. Nuestros pensamientos nos acompañan siempre, repitiendo lo que decimos, argumentando antes de que sea nuestro turno en una conversación, recordando, hablándonos directamente. Esto de pensar es algo curioso. Hay personas que piensan con su voz, con la voz de otra persona o una voz neutra. Aunque eso es otro tema, ya nos aporta algo de luz para poder afirmar que es complejo controlar los pensamientos. Somos lo que pensamos, esta frase seguro que la has escuchado ya. 

Pese a todo ello, nuestros pensamientos no son mayoritariamente conscientes.
Hay una gran parte de ellos que se generan de forma inconsciente, aunque nuestro cerebro siempre los está procesando. 

Es por ello que si tenemos pensamientos que nos generan ansiedad, que nos atrapan en un bucle, que son obsesivos y negativos nuestro día a día se va a ver influenciando negativamente. 

Señales que nos indican que estamos padeciendo overthinking

Revivir momentos vergonzosos o errores

Como hemos comentado antes, esto de reflexionar demasiado tiene que ver con el pasado, el presente y el futuro. Es más, las personas con esta tendencia suelen tener dificultades para centrarse en el presente. En este caso hablamos de revivir momentos que nos han podido generar culpa, miedo, arrepentimiento, vergüenza o ansiedad.

Seguro que te suena esa situación en la que tras una discusión con alguien no dejas de darle vueltas a lo que deberías haber dicho. Evidentemente, esto de forma puntual es completamente lógico y normal, sobre todo si el conflicto todavía no se ha resuelto, pero cuando se convierte en costumbre es algo desesperante y agotador. 

Dificultades para dormir

Dormir requiere en muchas ocasiones alcanzar un estado de relajación y para esto la preocupación constante y ansiedad puede llegar a generar muchas dificultades, sobre todo si no podemos dejar de pensar en esas cosas o no controlamos cuando esos pensamientos no son útiles. 

Interpretaciones de las cosas

Buscar constantemente significados ocultos a los acontecimientos que nos pasan o nos han pasado genera mucho cansancio mental. Jugar a ser adivinos del futuro o pensamientos de los demás es un arma de doble filo, que nos limita la posibilidad de entender realmente lo que está ocurriendo o por qué. 

No hay hueco para las soluciones

Si estamos constantemente atrapados en un pensamiento o bucle de pensamientos esto nos va a dificultar la capacidad de ver otros caminos, otras salidas o valorar posibles soluciones. 

¿Qué podemos evitar pensar demasiado?

Hábitos nuevos

Muchos de nuestros pensamientos están vinculados a comportamientos y acciones que tenemos y realizamos en nuestro día a día. Si cambiamos ciertos hábitos que llevan a su aparición será más fácil controlarlos y contenerlos. Es cierto que muchos de los pensamientos intrusivos que tenemos se despiertan por nuestra propia ansiedad, independientemente de lo que esté pasando a nuestro alrededor. 

Hablamos de pequeños cambios que pueden ser buenos para nuestra salud emocional y puede que nos ayuden también a controlar estos pensamientos. Podríamos aprovechar a introducir algún propósito que nos interese y nos motive o algo de tiempo de ocio que nos permita momentos buenos de calidad. Un ejemplo general sería: meditar, hacer deporte o leer antes de dormir. 

NO evites el pensamiento, trabájalo

Sobre esto ya hemos hablado en otras ocasiones y es importante aunque suene contradictorio. Si nos obsesionamos con no pensar en lo que nos preocupa, en esos bucles o rumiaciones vamos a conseguir el objetivo contrario. Pensar en no pensar alimenta esos pensamientos. 

Podemos darle un espacio, limitar el pensamiento a un momento concreto del día, posponerlo, pero no negarlo. Tenemos que trabajar en él, intentar razonarlo, cambiar nuestras creencias erróneas, dejar de lado los juegos de adivinos… 

Aprende a vivir en el presente

Esto sin duda alguna es más fácil decirlo que hacerlo. Vivimos en una sociedad en la que lo inmediato ha pasado a ser tan inmediato que nos empuja a vivir en el pasado y en el futuro para poder hacer frente a las cosas.

Centrarse en lo que estás viviendo te aleja de pensamientos rumiantes. Tus sentidos, tus sensaciones, disfrutar y poder recargar las pilas, permitirte desconectar

Todas estas estrategias y herramientas que te aporta poder vivir el presente pueden ayudarte en este cometido. 

Así que evidentemente acciones como la meditación, la relajación, respiraciones profundas  o el deporte nos ayudan a centrar la mente, a anclarla al momento que vivimos. 

Pide ayuda

Evidentemente, todo esto puede llegar a ser muy complicado de hacerlo solo/a, para algunas personas que están pasando por circunstancias de mucha ansiedad o que llevan mucho tiempo con estos pensamientos puede resultar hasta imposible. 

Se pueden trabajar y desarrollar herramientas para afrontarlos y reconducirlos al camino de la búsqueda de soluciones, de aceptación, de perdón… 

La terapia psicológica puede ayudarte a dejar de sufrir por esos pensamientos y a no caer en esos patrones nocivos ante determinadas circunstancias. 

Tu bienestar y satisfacción son nuestra mayor recompensa:

    "Fenomenal desde la atención hasta el resultado después de la terapia. Es una gran profesional."
    "Llegué totalmente abatido y poco a poco ha ido reestructurando mis ideas y ordenando mis emociones, y con ello aumentando mi autoestima y la confianza en mí, de una manera tranquila a través de objetivos. "
    "Me encanta la forma q tiene de trabajar,con el cariño q te trata y lo mucho que me ayudado!! La volveria a elegir una y mil veces!!"
5 / 5 de 27 Opiniones
Ver más opiniones
  • Reservas Albiach Psicologos

    Ahora es el momento

    Si has llegado hasta aquí, ahora ni lo dudes; da el primer paso y reserva ahora mismo tu cita.

    Es muy fácil, elige fecha y hora.RESERVA TU CITA
  • Dudas Albiach Psicologos

    No tengas dudas

    Si necesitas un psicólogo en Valencia pero te surgen dudas importantes, no dudes en consultarnos estaremos encantados de atenderte.

    962 14 24 65 Escribir mailCONSULTA DUDAS
  • Localización Albiach Psicologos

    Te esperamos

    Te esperamos en nuestro centro de psicología en Valencia capital.

    Calle Padre Tomás de Montañana 22, 1-F, Valencia 46023

    (Parking público Gratuito justo enfrente)
    Ver mapa
Socios de Albiachpsicologia

Albiach psicólogos. Centro para el tratamiento de problemas psicológicos en Valencia.
Centro Autonímico Nº 20304
Aviso legal - Condiciones de privacidad - Cookies
Produce ilatina