Psicoterapia Adultos -

Pensamientos Obsesivos: Qué son y cómo evitarlos en Valencia

Pensamientos Obsesivos: Qué son y cómo evitarlos


Recuerdos, adelantarnos a los acontecimientos, revisar experiencias que nos generan culpa o preocupación, tanto pasada como futura, pensar en qué podría ocurrir o haber courrido… La imaginación nos permite no solo experimentar el presente, también recordar nuestro pasado o adelantarnos a nuestro futuro y aunque esto enriquece nuestra experiencia vital, puede convertirse en una jaula de la que no podamos salir. 

Los pensamientos que nos agotan

Esta extraordinaria capacidad puede transformarse en una trampa, haciéndonos caer en el bucle de las rumiaciones y pensamientos obsesivos. Todas estas ideas parasitarias que envuelven nuestro día nos paralizan y nos hacen sentir un peso con el que debemos cargar de forma constante. 
Pensar demasiado agota, y todavía más si esos pensamientos están centrados en cosas negativas, desesperanzadoras  y que alimentan nuestras preocupaciones. 

Este sobrepeso mental debe intentar evitarse, sobre todo si se alarga en el tiempo. Debemos intentar buscar un equilibrio en el que estos pensamientos nos ayudan sin desgastarnos. 

Pensamientos obsesivos

Este tipo de pensamientos empiezan poco a poco a invadir nuestra mente y a focalizar toda nuestra atención en estos acontecimientos negativos que recordamos o que interpretamos de forma futura. 

Nos hacen sentir irritables, sensibles, tristes y melancólicos, haciéndonos sentir mal y afectando a nuestra salud emocional y a nuestra estabilidad mental. Aumentan nuestra ansiedad y pueden pasarnos factura en las relaciones personales, trabajo o responsabilidades. Nos quitan y restan tiempo y concentración. 

También puede ocurrirnos que nos quedemos estancados en un solo pensamiento, en una rumiación. Los pensamientos no fluyen en este caso, están anclados en un solo hecho, en una sola preocupación que alimentamos, aumentamos y moldeamos de manera constante. 

Cuando nos vemos inmersos en este tipo de pensamientos solo queremos huir y luchamos contra ellos de forma errónea. 

¿Qué nos sucede?

Los pensamientos tóxicos que nos perjudican pueden ser de temáticas diversas y pueden englobar muchas emociones que esconden miedos, preocupaciones y deseos incumplidos. 

Los juicios y las críticas

Cuando nuestros pensamientos juzgan, a los demás y/o a nosotros mismos, estamos alimentando todas estas emociones y rumiaciones. Provocamos que nuestra autoestima baje y esté más pendiente de lo que interpretamos que los demás piensan o juzgan, que de lo que nos importa. 

Victimismo

Estos pensamientos y rumiaciones, que mantenemos en bucle, tiene una carga emocional muy grande de pena o lástima hacia esos hechos o hacia nosotros mismos. Esto nos impide progresar, continuar y poner en marcha las herramientas para superar los baches, nos bloquea. Porque si pensamos que ya hemos fracasado de antemano, es muy difícil encontrar la motivación para seguir adelante en esa superación. 

Y si…

Si nos centramos en pensar qué habría ocurrido o qué podría haber hecho ante un acontecimiento que ya no podemos cambiar, estamos gastando nuestras energías tontamente en intentar cambiar una situación desde una perspectiva que no nos deja salida. 
Hablarnos con condicionales y permitir que nuestros pensamientos están narrados desde ellos nos impide el aprendizaje de nuestros errores. 

Debemos enfrentarnos a ellos, asumirlos y pensar en soluciones que estén a nuestro alcance, aunque ello, a veces, nos lleve simplemente a la resignación. 

Las conjeturas

Los supuestos, son pensamientos que nos ayudan a adelantarnos a los acontecimientos y poder ponerles remedio o preparar las herramientas para enfrentarnos a los problemas, pero ¿Siempre nos ayudan?. La verdad es que no, aunque adelantarnos a ciertos hechos pueda beneficiarnos, la mayoría de veces estamos jugando a las adivinanzas y dañando nuestra mente, ya que le sumamos al peso de las preocupaciones todavía más carga. 

¿Cómo evitarlo?

Aunque no existan un botón que podamos apretar para desactivar nuestra mente y darle un descanso de todo el estrés y preocupaciones del día a día, podemos intentar poner en marcha ciertas actitudes y recursos para controlar estos pensamientos y poder hacerles frente en momentos de mucha ansiedad. 

El ejercicio físico

Ya hemos comentado en varias ocasiones los beneficios del ejercicio físico para mejorar algún aspecto de la salud mental y emocional. 

Al producir endorfinas estamos alimentando los pensamientos positivos y nuestra propia felicidad, mejorando la calidad del sueño y de nuestra estabilidad. Además nos permite centrar el foco de atención en la práctica que estamos realizando y facilita la eliminación, aunque sea temporal, de todos estos pensamientos intrusivos. 

La relajación 

Las técnicas de relajación son otro gran aliado a la hora de controlar nuestras emociones y sentirnos mejor y más despejados de nuestros pensamientos negativos. 

El mindfulness es muy aconsejable cuando nos sentimos realmente pesados de pensamientos tóxicos y que nos perjudican, ya que nos ayuda a centrarnos en el presente. Nos concentramos en las sensaciones físicas, respiración, indicaciones de la actividad y nos facilita la tranquilidad.

Introducir cambios nuevos y positivos

De normal todas las preocupaciones y los pensamientos que acompañan a estas, están basados en temas que afectan a nuestra rutina y a nuestras actividades de la vida diaria. 

Establecer cambios en hábitos, actividades y tiempo libre, puede ayudarnos a quitar el foco de atención de estos hechos que están presentes continuamente, ya que lo nuevo tiende obtener mayor protagonismo y de forma más sencilla. 

Además establecer metas nuevas puede ayudarnos a motivarnos para conseguirlas y a recuperar esa ilusión y emoción que perdemos con las cosas que nos sentimos estancados. 
Recordando siempre que las metas deben ser realistas y acordes a nuestras posibilidades para que siempre sumen y no resten. 

Evitar el centrarse en eliminarlos 

Como ya hemos comentado, cuando estos pensamientos aparecen nuestros sentimientos hacia ellos son de rechazo e incomodidad e intentamos eliminarlos para sentirnos mejor. 

Con toda esta lucha provocamos que el pensamientos se convierta en el eje central de nuestra atención, produciendo un efecto rebote. Cuanto más empeño ponemos en intentar no pensar  más intrusivos se vuelven y reaparecen una y otra vez, por eso siempre hablamos de bucle. 

Pedir ayuda psicológica

Pese a todos estos consejos que pueden mejorar la situación, en algunas ocasiones todos estos pensamientos vienen dados y acompañados por acontecimientos vitales más estresantes que nos impiden poder combatirlos de forma correcta y satisfactoria.

La ayuda de un profesional de la salud mental puede proporcionarnos las herramientas necesarias para dejarlos atrás, enfrentarlos y evitar que vuelvan a aparecer de forma intrusiva en nuestras vidas. 

Tu bienestar y satisfacción son nuestra mayor recompensa:

    "Estoy tenido problemas con mi hijo adolescente y Angharad me está ayudando mucho a controlarr su comportamiento ya que se nos estaba desviando, nos lo esta motivando y lo quería reflejar ya que no tenía esperanzas de poder controlarlo, nos ha enseñado el camino, gracias."
    "Mi experiencia personal fue excepcional. Desde el primer momento me dio pautas e hizo que me sintiese cómoda explicando lo que me sucedía. Sin duda ha sido una gran ayuda y le estoy agradecida por eso."
    "Desde el primer momento Angharad, entendió cual era el problema y empzó a darme pautas que están siendo de gran ayuda. Su trato es cercano y amable a las vez que profesional. La recomendaría, de hecho la he recomendado y ha sido totalmente acertado."
5 / 5 de 27 Opiniones
Ver más opiniones
  • Reservas Albiach Psicologos

    Ahora es el momento

    Si has llegado hasta aquí, ahora ni lo dudes; da el primer paso y reserva ahora mismo tu cita.

    Es muy fácil, elige fecha y hora.RESERVA TU CITA
  • Dudas Albiach Psicologos

    No tengas dudas

    Si necesitas un psicólogo en Valencia pero te surgen dudas importantes, no dudes en consultarnos estaremos encantados de atenderte.

    963 72 19 85 Escribir mailCONSULTA DUDAS
  • Localización Albiach Psicologos

    Te esperamos

    Te esperamos en nuestro centro de psicología en Valencia capital.

    Calle Padre Tomás de Montañana 22, 1-F, Valencia 46023

    (Parking público Gratuito justo enfrente)
    Ver mapa
Socios de Albiachpsicologia

2018 Albiach psicólogos. Centro para el tratamiento de problemas psicológicos en Valencia.
Centro Autonímico Nº 20304
Aviso legal - Condiciones de privacidad - Cookies
Diseño web: Ilatina