Psicología Infantil -

Consejos para hablar con niños sobre sexualidad en Valencia

Consejos para hablar con niños sobre sexualidad

    Hablar de “sexo” sigue siendo un tema difícil de abordar en muchos hogares y familias.

    La sexualidad está presente en la televisión, en el cine, en la prensa y en los programas que vemos y escuchamos desde que somos pequeños. Podríamos decir que es algo cotidiano, pero pese a ello sigue siendo un gran tabú. Aunque parezca increíble, sigue produciéndose esa famosa y parodiada escena en familia en la que están todos juntos viendo la televisión y ante un contenido sobre sexualidad se respira un ambiente incómodo.

    En la otra cara de la moneda nos encontramos la implicación y la predisposición de cada vez más familias de tratar este tema en casa con naturalidad y sinceridad, pero no siempre es fácil.

    ¿Es buena idea hablar sobre sexualidad con nuestros hijos/as?

    Si, si y si. La respuesta es rotundamente sí. Lo que no se habla no existe o queda relegado a entornos fuera del control familiar. Es evidente que no podemos controlar todo lo que ven, escuchan y hablan nuestros hijos e hijas. Su entorno y amistades van aumentando a medida que crecen y con ellos su autonomía e independencia, pero podemos lograr que nos consideren un lugar donde acudir a informarse y contrastar información.

    Cuando antes creemos estos lazos de confianza, sinceridad y comodidad sobre estos temas más sencillo será.

    Más allá de “la charla”

    Es importante entender que cuando hablamos de sexualidad hablamos de algo que tenemos y somos todas las personas desde que nacemos hasta que morimos.
    Hablamos de una dimensión humana que influye en todas las áreas de nuestra vida, así que hablarles de este tema es hablarles de lo que son y lo que sienten, no estamos hablando solo de las relaciones sexuales (que son una parte importante de la sexulidad, pero solo una parte).

    Cuando hablamos de sexualidad también nos referimos a nuestra condición
    como hombres y mujeres (nuestro sexo, entendido en otro de sus significados). Hablamos no solo de nuestros cuerpos, hablamos de nuestra identidad, con qué sexo nos identificamos y como vivimos el hecho de ser hombres o mujeres (u otras identidades, pero esto lo abordaremos en otro artículo más adelante). Hablamos de roles y estereotipos de género, de esas normas sociales que se nos imponen desde pequeños, de nuestra orientación sexual. Hablamos de afectos, autoestima y deseos.

    Es por esto que es importante no confundir la educación sexual y exclusivamente con la prevención de riesgos y enfermedades a partir de determinada edad.

    Más que saber afrontar “la conversación” hablamos de un proceso más largo y duradero, de muchas conversaciones.
     
    No decimos que la típica conversación sobre el uso del preservativo, llegada cierta edad. Sea mala, solo que es insuficiente y se queda corta para todo lo que implica la sexualidad en la vida de una persona.

    En otros temas de la educación de nuestros hijos e hijas no esperamos tanto y no lo reducimos todo a una única conversación. Vamos adaptando nuestro lenguaje y el contenido de la conversación sobre ciertos temas a su edad, igual que debemos hacer con la sexualidad.

    La pornografía y las nuevas tecnologías

    La edad media en la que las personas empiezan a entrar en contacto con el porno es cada vez más temprana. Aunque controlemos el acceso a determinadas páginas con nuestros hijos e hijas, se relacionan en entornos que escapan de nuestro control.

    Os dejamos el enlace a un artículo sobre Pornografía y Educación Sexual en Adolescentes aquí.

    Consejos para las conversaciones

    Aprovecha lo cotidiano

    Muchas veces nos cuesta hablar de estos temas porque tenemos en la mente que debemos sacarlos, nos calentamos la cabeza sobre el momento adecuado o intentamos forzarlo sin éxito. Lo más fácil y recomendable es aprovechar lo cotidiano.

    Lo que vemos en la televisión, lo que oímos y lo que nos cuentan ellos y ellas.

    Sus preguntas nunca son inadecuadas

    Ya hemos dicho que la forma de abordar los contenidos sobre sexualidad será diferente en función de la edad. Evidentemente, no le hablaremos de la misma manera a un niño/a de 6 años sobre cómo se tienen los hijos que a uno de 11.

    Pese a ello, sus preguntas son nuestras grandes aliadas. Los niños y las niñas son curiosos por naturaleza y hasta edades más tardías preguntan sin filtros, sin interpretaciones, porque no las tienen. Ven, oyen y transmiten sus dudas y esto puede facilitarnos mucho el proceso.

    Aunque las maneras debemos adaptarlas, no existen preguntas inadecuadas. Es decir, que todos los contenidos pueden abordarse en mayor o menor detalle, lo importante es no mandarles un mensaje de que lo que dicen esta mal o lo que han preguntado es algo malo, porque entonces habrá menos posibilidades de que vuelvan a acudir a nosotros y nosotras en otra ocasión.
     
    A veces incomodan los temas que sacan a través de sus preguntas porque los interpretamos desde los ojos de una persona adulta. Si un niño o una niña preguntan sobre qué es un orgasmo nos podemos llevar las manos a la cabeza, cuando probablemente ese niño o esa niña solo haya escuchado esa palabra y simplemente quiera saber qué es, por curiosidad, como haría con cualquier otra.

    Toda esa curiosidad nos permite establecer diálogos de forma natural, poco a poco, mientras van descubriendo sus cuerpos, los cuerpos de los demás, las diferencias entre las personas, las diferentes relaciones, las emociones, etc.

    Toda la información que podamos darles les ayudará a tener una visión sana y realista de la sexualidad y unas bases para contrastar. Por ello, debemos esforzarnos en darles información veraz, que les sea útil y que sea concreta para que la entiendan. Así podemos transmitirles conocimiento y valores acerca de la sexualidad, igual que hacemos con otros temas.

    No tengas miedo a adelantarte

    Adelantarse puede ser esencial en algunos temas, evidentemente siempre respetando y adaptándolo al nivel de entendimiento y de desarrollo en el que se encuentren.

    Por ejemplo, si yo les hablo de la menstruación antes de que la tengan voy a darles el conocimiento y herramientas necesarias para que vivan ese momento de forma positiva y sientan que tienen control sobre esos cambios corporales que todos y todas tenemos a lo largo de nuestra vida.

    Saber qué puede pasarnos antes les va a permitir a desarrollar mejor su autoconcepto y su autoestima.

    Comparte con ellos/as cómo te sientes

    Está claro que es muy fácil decirlo, pero puede que cuando nos enfrentemos a ello se nos escape de control en alguna ocasión, o ante determinada pregunta o conversación que no esperábamos.

    No pasa nada, intenta no enfocarlo hacia el silencio ni juzgar de forma negativa su pregunta o comentario.
    Si no sabes cómo abordar el tema posponlo para otro momento, dile que necesitas tiempo para poder contestarle o incluso muéstrale que te da un poco de vergüenza contarle esto, pero que vas a intentarlo de la mejor forma que sepas.

    Si hay algo que no entiendes y que no sabes explicar de otra manera puedes buscar información o algún video en internet sobre educación sexual adaptado a su edad y visualizarlo juntos. Existen muchos recursos al alcance de las familias y las escuelas para poder abordar temas que se nos escapen de nuestro conocimiento.

    El problema mayor viene cuando les dejamos con la sensación de que nosotros no somos a quién deben acudir, cuando les cerramos la puerta o les hacemos sentir mal por lo que han preguntado, pero no tenemos porque saberlo todo.

    Tu bienestar y satisfacción son nuestra mayor recompensa:

      "Es una Psicóloga que le gusta mucho su trabajo, se nota en la forma que me está tratando, como escucha, como se preocupa he incluso los domingos contesta a mis dudas. Muy profesional."
      "Excelente trato, muy buena profesional con una gran calidad humana. Se implica en el problema buscando la mejor forma de llegar a ti, Lleva un seguimiento continuo puesto que siempre se muestra disponible aun fuera de las sesiones. 100% recomendable."
      "He salido muy contento con la terapia de Angharad, desde el primer día me ha ayudado mucho y ahora me toca a mí seguir con el trabajo realizado en consulta, 100% recomendable."
    5 / 5 de 27 Opiniones
    Ver más opiniones
    • Reservas Albiach Psicologos

      Ahora es el momento

      Si has llegado hasta aquí, ahora ni lo dudes; da el primer paso y reserva ahora mismo tu cita.

      Es muy fácil, elige fecha y hora.RESERVA TU CITA
    • Dudas Albiach Psicologos

      No tengas dudas

      Si necesitas un psicólogo en Valencia pero te surgen dudas importantes, no dudes en consultarnos estaremos encantados de atenderte.

      962 14 24 65 Escribir mailCONSULTA DUDAS
    • Localización Albiach Psicologos

      Te esperamos

      Te esperamos en nuestro centro de psicología en Valencia capital.

      Calle Padre Tomás de Montañana 22, 1-F, Valencia 46023

      (Parking público Gratuito justo enfrente)
      Ver mapa
    Socios de Albiachpsicologia

    Albiach psicólogos. Centro para el tratamiento de problemas psicológicos en Valencia.
    Centro Autonímico Nº 20304
    Aviso legal - Condiciones de privacidad - Cookies
    Produce ilatina