Psicología Infantil -

¿Dónde debemos poner el límite en los regalos para los niños? en Valencia

¿Dónde debemos poner el límite en los regalos para los niños?

    La navidad es una época del año que trae consigo un montón de tradiciones que nos permiten encontrar momentos para la familia, los amigos y las celebraciones, pero también trae consigo una serie de tradiciones relacionadas con el consumo que, a veces, se nos puede escapar de nuestro control.

    No solo los niños se ven afectados por el deseo descontrolado de recibir regalos o adquirir ciertos juegos, juguetes y otros artículos. A todos nos pasa en navidad que lo vemos como la excusa perfecta para darnos un capricho, para consumir un poco más de la cuenta y aprovechar estas fechas para regalar a los que más queremos.

    El consumismo nos afecta a todos y es difícil escapar de él ya que nos sobrecargan con anuncios y publicidad en la televisión y las redes sociales.

    Saber distinguir entre el deseo y la necesidad para poner un límite a nuestras compras no es tarea fácil si vivimos rodeados de mensajes y señales que nos incitan a comprar.

    ¿Cómo puede afectar a los niños el exceso de regalos?

    • Provoca sobreestimulación: Si recibimos más juegos y juguetes de los que podemos abarcar al final es mucho más complicado poner nuestra atención en una sola cosa y poder disfrutar del juego. Al final, tienen tantos estímulos a su alcance que el mero hecho de tener que elegir uno y renunciar al resto provoca un efecto rebote en el que no le dedican el tiempo necesario a nada para poder disfrutar de los regalos.
    • La frustración puede sustituir a la ilusión: Si le estamos ofreciendo todos los regalos que piden sin darle el valor que tiene al final les estamos privando de esa sensación de nerviosismo e ilusión que también se alimenta de no tener siempre todo lo que queremos, porque no lo necesitamos, y poder recibir algo que nos hace ilusión, pero tener que esperarlo. Los regalos nunca deberían de verse como una obligación de los padres para los hijos.
    • Afecta a la imaginación: Como hemos comentado antes, la sobrecarga de juguetes y estímulos puede generar el efecto opuesto al que esperamos. Los juguetes pueden ser una herramienta perfecta y muy necesaria para que los niños desarrollen y potencien ciertas capacidades motoras o cognitivas, pero debemos permitirles también que sean sus fantasías las que le den el verdadero color al juego. Si les damos todo dado, todo lo que quieren, no tendrán que imaginar para jugar.
    • Desvalorizan los regalos: si al final siempre acaban teniendo mucho y sin saber el esfuerzo y la ilusión que puede haber por parte de quienes les regalamos, pueden llegar a desvalorizar el trabajo para conseguir las cosas.

    Evitar el exceso de regalos esta potenciando la capacidad de darle significado a los juguetes, de conectar con ellos y de potenciar la propia imaginación, sea en el plano virtual o en el físico. El juego de los niños, y si lo pensamos, de las personas adultas, se basa en la imaginación, en la capacidad de crear mundos y de fantasear.

    La regla de los 4 regalos

    Esta técnica puede ayudarnos a controlar el consumo y a que los más pequeños valoren el esfuerzo y el trabajo de quienes les regalan y también no dejen de lado la imaginación por un exceso de estímulos que no pueden abarcar. Vamos a evitar que pierdan el interés rápido y que también les saquen más partidos a sus juguetes y eso se traduce al final, en ser capaces de disfrutar más de las cosas y generar mejores vínculos.

    También nos va a permitir seleccionar mejor los regalos. Tener que elegir nos hará más minuciosos a la hora de escogerlos y por qué los escogemos. Cuando elegimos debemos renunciar a algo, y esa renuncia siempre acaba aportando más valor a la decisión con la que nos quedamos.

    Debemos tener en cuenta para regalarle:

    • Buscar algo práctico: algo que pueda ponerse, que pueda utilizar en su día a día y que le sirva para varios momentos y situaciones. Una prenda de ropa, por ejemplo.
    • Algo que necesite: Debemos también cubrir sus necesidades, que en muchas ocasiones ellos no valoran porque les es más potente el sentimiento de deseo. Las personas adultas también podemos sufrir la incapacidad de distinguir entre lo que necesitamos y lo que deseamos, así que es un buen entrenamiento para el futuro. Algo que se le haya roto y utilice para ir a clase, para su deporte favorito o para alguna actividad extraescolar. No olvidemos que en este tipo de materiales siempre podemos escoger entre diferentes diseños que reflejan los gustos de los más peques y esto también puede hacerle mucha ilusión. Aunque sea algo que necesite más que quiera, podemos convertirlo en algo que realmente le guste.
    • Algo que realmente quiera: Si les pedimos que nos hagan una lista de regalos y son conscientes de que no recibirán todos los juguetes, solo el seleccionado, también pensarán más a la hora de pedir. Muchas veces los niños hacen listas interminables de deseos que ni siquiera les apetece tener. Se dejan llevar por la necesidad de pedir y por lo que les ven a los demás. De esta forma, les estamos enseñando también a elegir y descubrir sus verdaderos gustos. Vamos a alimentar su ilusión y darle valor.
    • Algo que sirva para su educación: Esta opción nunca es incompatible con algo que se desee, incluso igual podemos sacarlo de la lista anterior. Un libro, un juego (de los educativos, no nos olvidemos), una visita a algún museo o excursión que le haga ilusión. Al final es darles la opción de que vean, que jugar y aprender también puede ir de la mano. 

     

    Estos pequeños consejos pueden ayudarnos a reflexionar también a los adultos sobre nuestra forma de regalar y nuestra forma de desear en estas fechas tan destacadas.

    Cuando limitamos la cantidad de regalos, también estamos aumentando el valor de los que recibimos y de los que damos. Tenemos que pensar más, esforzarnos en elegir el que más creemos que gustará o nos gustará, y esto también, aumenta un poco la magia y la ilusión a la hora de experimentar la navidad.

    Tu bienestar y satisfacción son nuestra mayor recompensa:

      "En tan sólo dos sesiones he conseguido comenzar a encauzar mi vida. Angharad es muy cercana al paciente y el clima de confianza y seriedad es la nota predominante en su consulta. Ahora me toca seguir trabajando sus pautas y estrategias, gracias."
      "Mi experiencia personal fue excepcional. Desde el primer momento me dio pautas e hizo que me sintiese cómoda explicando lo que me sucedía. Sin duda ha sido una gran ayuda y le estoy agradecida por eso."
      "Sólo tengo palabras de agradecimiento, me ayudó en uno de los momentos más difíciles de mi vida y desde el primer momento supo ayudarme y calmar mi ansiedad. Ahora entiendo mejor mi cuerpo y se lo debo a ella, gracias Angharad."
    5 / 5 de 27 Opiniones
    Ver más opiniones
    • Reservas Albiach Psicologos

      Ahora es el momento

      Si has llegado hasta aquí, ahora ni lo dudes; da el primer paso y reserva ahora mismo tu cita.

      Es muy fácil, elige fecha y hora.RESERVA TU CITA
    • Dudas Albiach Psicologos

      No tengas dudas

      Si necesitas un psicólogo en Valencia pero te surgen dudas importantes, no dudes en consultarnos estaremos encantados de atenderte.

      963 72 19 85 Escribir mailCONSULTA DUDAS
    • Localización Albiach Psicologos

      Te esperamos

      Te esperamos en nuestro centro de psicología en Valencia capital.

      Calle Padre Tomás de Montañana 22, 1-F, Valencia 46023

      (Parking público Gratuito justo enfrente)
      Ver mapa
    Socios de Albiachpsicologia

    2018 Albiach psicólogos. Centro para el tratamiento de problemas psicológicos en Valencia.
    Centro Autonímico Nº 20304
    Aviso legal - Condiciones de privacidad - Cookies
    Diseño web: Ilatina