Terapia de Pareja -

¿Cómo aceptar una ruptura de pareja? en Valencia

¿Cómo aceptar una ruptura de pareja?

Las rupturas de pareja son de las experiencias más intensas que hay. Tiene sentido, ya que enamorarnos revoluciona por completo nuestra vida, así que sentir que dejamos de amar o ser amados también. El malestar psicológico y emocional que causan son realmente dolorosos. La incertidumbre, el cambio, soltar y salir de la zona de confort son cosas que por separado ya son complicadas de sobrellevar y en estos casos tenemos que enfrentarnos a todo.

En nuestro último artículo hablamos sobre algunas claves para tener una buena relación en pareja.

Como febrero sigue representando el mes del amor, es importante también hablar de qué ocurre cuando nuestras relaciones se rompen.

El amor y el desamor son dos caras de la misma moneda. Aunque a nadie le guste iniciar una relación pensando en ese resultado, es algo que puede ocurrir. Es un duelo y de los más dolorosos que existen. Seamos quienes dejan, seamos la persona a la que dejan o incluso en las relaciones que se acaban de mutuo acuerdo tenemos que tener en cuenta que dejar atrás, siempre es doloroso.

Saber aceptar que el sufrimiento forma parte del proceso y entender las emociones por las que vamos a pasar puede ayudarnos a gestionar ese momento.

Verdades sobre las rupturas que nos pueden costar aceptar

El duelo por una ruptura puede llegar a ser más difícil de gestionar que un duelo por un fallecimiento.

Este dicho así puede sonar a una verdadera barbaridad, pero dejadme que os explique a qué nos referimos. No hablamos de mayor o menor importancia, ni de no ser conscientes de lo que implica una cosa u otra. Hablamos de que ante la muerte suele existir un razonamiento que nos lleva a darnos cuenta de que es algo definitivo.

En una ruptura de pareja, en el desamor, no se da un proceso exclusivamente lineal. Es algo cíclico que en algún momento puede paralizar nuestro avance, incluso hacer que retrocedamos en ese duelo. La esperanza de retomar la relación, el contacto, los recuerdos de lo vivido y la intensidad emocional son un cóctel que complica mucho los duelos amorosos.

En las relaciones románticas se dan una serie de emociones y sentimientos que no acompañan otros duelos. Culpa, celos, baja autoestima, sentimientos de inferioridad, comparaciones… Todo esto perturba todavía más el proceso de sufrimiento y dolor.

Dicen que el tiempo lo cura todo, y ahora hablaremos de qué razón no le falta a este dicho, pero tenemos que ser algo pacientes. Estos procesos duran más o menos en función de muchos factores. La buena noticia es que de desamor no se muere, por muchas canciones que digan lo contrario y que el sufrimiento puede trabajarse y podemos desarrollar herramientas para poder superarlo.

Tiempo al tiempo

Y aquí queremos hablar de tiempos y no de clavos. Ni de relaciones liana.

Vas a sentirte solo/a una temporada. No porque lo estés. Podrás estar rodeado de gente y tener apoyo, pero en ese aspecto sentirás intensamente una ausencia.

Una de las cosas más complicadas de gestionar son las rutinas, la vida como la conocíamos. La intimidad, el consuelo y el apoyo desaparecen, se van con la persona y tenemos que reconstruir esos lazos y ubicarlos en otros lugares. Es como una mudanza que ocurre en nuestra cabeza.  Y al igual que en las mudanzas, necesitamos tiempo para ordenarlo todo y por mucho que queramos que pase rápido no podemos saltarnos ninguna fase, porque, sino que acabamos con una habitación cerrada con decenas de cajas sin abrir (y eso, no es orden).

Enfrentarse a sentirnos solos puede llevarnos a querer llenar ese vacío cuanto antes, a iniciar relaciones sin haber cicatrizado, sin habernos encontrado de nuevo a nosotros y nosotras mismas.

Está claro que no decidiremos cuándo volveremos a enamorarnos, pero si decidimos ser nosotros los protagonistas de este proceso y no buscar a otra persona para evitar el malestar.

Las emociones siempre nos dan información

Las rupturas duelen. No hay forma de saltarse ese sufrimiento. No hay atajos, las emociones que sentimos puede que sean realmente desagradables, pero nos dan una información muy valiosa.

La culpa y la autoestima

Dejemos de ver la autoestima como mucha o poca. La autoestima puede funcionar mejor o peor en función de nuestro estado emocional, pero siempre está. Es completamente normal que se pueda ver afectada en algunas rupturas, pero debemos cuidarla mucho en estos momentos.

Nuestro cerebro va a defenderse de esas emociones negativas, va a querer pelear por lo que conocía y con lo que estaba cómodo, por mucho que sepamos que este proceso pudiera ser necesario o que nuestra relación nos dañaba.

Es aquí donde los engaños y los pensamientos intrusivos pueden llevarnos a ideas como “si hubiese dicho esto”, “si hubiese hecho aquello”... y un sinfín más de pensamientos que nos llevan a sentirnos culpables. Y no hablamos de una culpa que asume responsabilidades para poder avanzar, hablamos de una culpa que nos bloquea en conversaciones que no tuvimos o en buscar explicaciones que igual nunca vamos a encontrar.

Trabajar en tu autoestima requiere que empieces a darte cuenta de que tu bienestar depende de ti, de que tu felicidad no tiene que ver con la persona que tienes o tendrás a tu lado.

NO es el momento de encerrarse

La tristeza nos aísla. Esto no significa que no tengamos que trabajar por sentirnos a gusto estando solos/as o que no podamos tener momentos que necesitemos esa soledad.

El apoyo de los seres queridos en estos momentos es una herramienta y un factor de protección importantísimo. Habla, expresa y siente, y hazlo solo y en compañía.

Esto nos permite salir de bucles y de pensamientos intrusivos. Ver las cosas con otros ojos puede hacernos coger la perspectiva que necesitamos.

El tiempo te permitirá verlo como una oportunidad

Esta parte es la más difícil. Saber y aceptar que te viene una época de dolor y que esas oportunidades que vendrán después estén todavía tan difusas, incluso en algunos casos ni siquiera somos conscientes de ellas hasta pasado un largo tiempo.

Si pudiéramos ser conscientes de todo el crecimiento personal, aprendizajes y experiencia nuevos que podemos vivir desde el principio, no dolería tanto, pero tampoco sería real.

El contacto cero

No te lo pongas más difícil. Está claro que cada ruptura es un mundo y que hay circunstancias como un hogar compartido, una familia o amigos, que hará que hablemos de esto con matices.

Sea como sea, durante una temporada, debemos intentar tener el mínimo contacto posible. Aunque tengamos esos pensamientos de querer mantener a la persona en nuestra vida como amigo o amiga, durante un tiempo no puede ser nuestro apoyo.

Y habrá relaciones en las que esa cortesía o relación de amistad pueda darse en el futuro, pero para que sea sana y que aporte, debemos permitirnos una distancia primero.

La terapia psicológica.

Aunque el sufrimiento es normal y requiere de un tiempo para procesarlo y superarlo, nunca jamás debemos de normalizar esta situación duradera en nuestra vida.

La ayuda psicológica puede ayudarnos a entender cómo aceptar una ruptura de pareja, a que gestionemos esas emociones, trabajemos en la culpa y convirtamos nuestra autoestima en nuestra mejor arma.

Pide ayuda.

 

Tu bienestar y satisfacción son nuestra mayor recompensa:

    "Angharad sabe escuchar y enseguida me sentí cómoda,He estado por un momento en mi vida en la cual todo me salía mal, todo mi mundo se tambaleaba y estaba aterrado, su capacidad para abordarlo y su experiencia en este campo ha sido vital, muchas gracias por todo"
    "Deja hablar, te escucha para identificar claramente los problemas y aporta soluciones con claridad."
    "Tenía reticencias y ciertas dudas de qué manera podría ayudarme un psicólogo, hoy lamento no haber asistido mucho antes; me abrió nuevas ventanas para la reflexión y su ayuda me permite mejorar los problemas que me llevaron a su consulta. Gracias Angharad por tu ayuda"
5 / 5 de 27 Opiniones
Ver más opiniones
  • Reservas Albiach Psicologos

    Ahora es el momento

    Si has llegado hasta aquí, ahora ni lo dudes; da el primer paso y reserva ahora mismo tu cita.

    Es muy fácil, elige fecha y hora.RESERVA TU CITA
  • Dudas Albiach Psicologos

    No tengas dudas

    Si necesitas un psicólogo en Valencia pero te surgen dudas importantes, no dudes en consultarnos estaremos encantados de atenderte.

    962 14 24 65 Escribir mailCONSULTA DUDAS
  • Localización Albiach Psicologos

    Te esperamos

    Te esperamos en nuestro centro de psicología en Valencia capital.

    Calle Padre Tomás de Montañana 22, 1-F, Valencia 46023

    (Parking público Gratuito justo enfrente)
    Ver mapa
Socios de Albiachpsicologia

Albiach psicólogos. Centro para el tratamiento de problemas psicológicos en Valencia.
Centro Autonímico Nº 20304
Aviso legal - Condiciones de privacidad - Cookies
Produce ilatina