Psicología Infantil -

Terrores nocturnos: Qué son, diferencias con las pesadillas y cómo superarlos en Valencia

Terrores nocturnos: Qué son, diferencias con las pesadillas y cómo superarlos

Es muy frecuente, sobre todo en la infancia, encontrar dificultades para dormir y trastornos del sueño. Es a lo que llamamos parasomnias, aquellos trastornos que se asocian a anomalías durante el sueño y que afectan a fases específicas causando dificultades en el descanso. 

Los terrores nocturnos se experimentan como momentos de mucho malestar, confusión y temor, y aunque en verdad duran unos minutos pueden llegar a ser realmente desagradables para quienes los sufren. 

¿Qué son los terrores nocturnos? 

Los terrores nocturnos son un trastorno del sueño que implica una alteración en la fase del despertar. Se caracterizan por una sensación de miedo, de terror intenso. La persona esta en un estado de tensión en el que parece despierto, pero no lo está. Suelen aparecer tras las dos o tres primeras horas desde que hemos empezado a dormir. Es habitual que la persona se incorpore en la cama, grite, llore, tenga expresiones faciales de temor, hiperventile, sude, aumente el ritmo cardiaco y en definitiva se mantenga entre el sueño y la vigilia, siendo capaz de detectar ciertos aspectos de la realidad sin despertar del todo. 

Aunque también pueden aparecer en la edad adulta son más comunes en la infancia y suelen iniciarse entre los 3-4 años y pueden durar hasta la adolescencia. 

Diferencias entre terrores nocturnos y pesadillas

Aunque pueden parecer lo mismo cuando hablamos de terrores nocturnos no estamos hablando de tener una pesadilla. Ambos pueden resultar terroríficos existen diferencias entre ambos procesos y su forma de aparición. 

Una pesadilla es un sueño, pero que tiene contenido que nos causa miedo, temor o malestar. Esto nos lleva a experimentar sensaciones de angustia como en el caso de los terrores nocturnos, pero una de las grandes diferencias es que en las pesadillas cuando despertamos, despertamos del todo. Es decir, existe un verdadero contacto con la realidad y se aprecia el entorno como es. Solemos recordar el contenido de la pesadilla, al menos en ese momento que despertamos. 

¿Podemos despertar?

Como hemos comentado antes, durante las pesadillas se producen dentro de la llamada fase REM y tras ella tenemos un despertar completo. En ellos la persona no puede despertarse con facilidad, incluso si otra persona lo intenta puede resultar costoso salir de ese trance. Estos episodios pueden variar en su duración, desde pocos minutos a media hora y suele haber dificultades para recordarlos posteriormente. 

¿En qué fase ocurren?

Pues básicamente la diferencia es que las pesadillas se producen durante la fase REM y los terrores nocturnos ocurren durante la fase de sueño profundo, igual que el sonambulismo. 

¿Por qué pueden ocurrir? 

Aunque en la infancia sea algo más habitual tenemos que tener en cuenta que debemos cuidar la higiene del sueño y que muchos factores pueden contribuir a tener un mal descanso. 

El estrés, la ansiedad, sucesos dolorosos o traumáticos, estar pasando por un mal momento a nivel emocional, horarios de sueño irregulares, algunos medicamentos… son algunos de los factores que pueden afectar a que aparezcan estos trastornos del sueño. 

Es esencial intentar irnos a dormir en un estado de relajación y tranquilidad, teniendo especial cuidado en las actividades y tareas que realizan los más pequeños antes de meterse en la cama. El estrés que se sufra durante el día y la tensión que puedan ir acumulando influye, al igual que tener ciertas preocupaciones. 

Ciertamente si leemos sobre este tema nos damos cuenta de que no se sabe mucho más sobre su origen o causa, pero sí que podemos tener en cuenta ciertas cosas para mejorar estas situaciones. 

¿Cómo superar los terrores nocturnos?

Es importante tener en cuenta que este tipo de trastornos del sueño suelen ser pasajeros, pero que si no se da el caso debemos pedir ayuda, ya que tienen grandes consecuencias y alteraciones en nuestro descanso. 

Debemos intentar como padres, y ante una persona que esté pasando por alguno de estos episodios, mantener la calma, normalizar la situación. En el caso de que sean los más pequeños quienes los sufren si nos ven preocupados, actuando de manera desmesurada o con temor vamos a empeorar la situación y aumentar la ansiedad. Es importante explicar de manera adaptada a su entendimiento la situación que han experimentado posteriormente. 

Si sospechamos que se está experimentando un terror nocturno recordemos que no es igual que en las pesadillas que la persona está completamente despierta. 

Que hablemos sobre el tema y lo normalicemos no implica que tengamos que indagar o buscar los detalles del terror nocturno en cuestión, no es necesario recrearse en el miedo para explicar la situación. 

Tras uno de estos episodios lo más recomendable es permanecer junto al niño hasta que se haya calmado por completo, para asegurarnos que podrá volver a dormirse tranquilo. Esto no tiene porque conllevar dormir toda la noche acompañado o cambiar el lugar de sueño, lo importante es escuchar y que se sienta comprendido y apoyado, que sepa que si vuelve a suceder podrá contar con nosotros. 

Habitualmente estos episodios irán desapareciendo con el tiempo y no tienen porqué suponer un problema a largo plazo. Pese a ello, si vemos que perduran y ocasionan una perturbación en el tiempo debemos pedir ayuda.

La terapia psicológica puede ayudarnos a desarrollar herramientas para mejorar nuestra higiene del sueño, buscar la causa y dar también recursos a los familiares para solucionar esta situación. 

 

Tu bienestar y satisfacción son nuestra mayor recompensa:

    "Mi experiencia personal fue excepcional. Desde el primer momento me dio pautas e hizo que me sintiese cómoda explicando lo que me sucedía. Sin duda ha sido una gran ayuda y le estoy agradecida por eso."
    "Estoy tenido problemas con mi hijo adolescente y Angharad me está ayudando mucho a controlarr su comportamiento ya que se nos estaba desviando, nos lo esta motivando y lo quería reflejar ya que no tenía esperanzas de poder controlarlo, nos ha enseñado el camino, gracias."
    "Lo que más me ha gustado es la sensación de profesionalidad que desprende, el trato recibido y sobre todo que después de la terapia hemos aprendido mucho y nos está ayudando a volver a ser felices, gracias Angharad."
5 / 5 de 27 Opiniones
Ver más opiniones
  • Reservas Albiach Psicologos

    Ahora es el momento

    Si has llegado hasta aquí, ahora ni lo dudes; da el primer paso y reserva ahora mismo tu cita.

    Es muy fácil, elige fecha y hora.RESERVA TU CITA
  • Dudas Albiach Psicologos

    No tengas dudas

    Si necesitas un psicólogo en Valencia pero te surgen dudas importantes, no dudes en consultarnos estaremos encantados de atenderte.

    963 72 19 85 Escribir mailCONSULTA DUDAS
  • Localización Albiach Psicologos

    Te esperamos

    Te esperamos en nuestro centro de psicología en Valencia capital.

    Calle Padre Tomás de Montañana 22, 1-F, Valencia 46023

    (Parking público Gratuito justo enfrente)
    Ver mapa
Socios de Albiachpsicologia

2018 Albiach psicólogos. Centro para el tratamiento de problemas psicológicos en Valencia.
Centro Autonímico Nº 20304
Aviso legal - Condiciones de privacidad - Cookies
Diseño web: Ilatina