Psicología Infantil -

Cómo afecta el divorcio a los niños en Valencia

Cómo afecta el divorcio a los niños

 

Cuando iniciamos una relación de pareja lo hacemos con la ilusión y la perspectiva de que no se acabe. Una relación de pareja nunca es fácil en todo momento, y aunque está claro que requiere trabajo y esfuerzo mantenerla unida y saludable, a veces la mejor solución es romper la relación. 

Una ruptura siempre implica complicaciones. Es un proceso delicado en el que ambas miembros de la pareja pasan por una etapa de sufrimiento. Si en esa relación entra la variable hijos debemos tener en cuenta que ese dolor también puede tener un efecto en ellos y en el proceso cotidiano de su vida.

En estas situaciones es esencial que los padres intenten llevar el tema con tranquilidad y delicadeza, para normalizar y que incluso los más pequeños puedan comprender y procesar la información. 

Los niños y el divorcio 

Al igual que para los padres, el divorcio y la separación siempre implica un proceso de duelo. Un cambio en la vida que creíamos que llevaríamos que no nos solemos plantear hasta que la perdemos o sufre modificaciones. 

Evidentemente, la ausencia de uno de los progenitores, aunque sea a temporadas, siempre va a ocasionar una perturbación en la vida del pequeño. Así que, aunque no podemos evitarles que les ocasione malestar si podemos conseguir que lo sobrelleven mejor y que interfiera menos en sus vidas. 

¿Cómo puede afectarles?

Es cierto que no todos los niños y adolescentes sobrellevan igual el divorcio de sus padres. Influyen factores como la edad de los hijos, sus rasgos de personalidad, la relación que tienen con los padres y hermanos, las circunstancias en las que se da el divorcio y la relación que tenían los padres ante de él.

Algunas de las situaciones que pueden darse con los más pequeños son:  

  • Incomprensión de la situación. Pueden tener ideas erróneas del proceso, de los motivos y de las causas de la situación que están experimentando. 
  • En algunas ocasiones recurren a diferentes actuaciones para llamar la atención y requerir más interacción. 
  • Puede parecer que exista un retroceso en algunas actividades y habilidades que antes ya realizaban solos y de manera independiente.

¿Cómo podemos hacerlo más llevadero? 

Como hemos explicado antes, el proceso de un divorcio siempre afecta a todos los miembros de la familia. Los más pequeños pueden tener dificultades en entender y separar que cuando el amor se acaba entre sus padres, y por ello no pueden seguir juntos, no significa que eso vaya a cambiar lo que sienten por él. 

Independientemente de la edad que tengan, es importante que la comunicación sea fluida en todo el proceso, para que en su estado de vulnerabilidad no lleguen a la falsa creencia de que pueden ser culpables de lo que está ocurriendo. Tenemos que tener paciencia y resolver sus dudas, explicárselo de manera clara y adaptarnos a sus necesidades y capacidades en el momento en el que les expongamos la situación. Es recomendable que estén presentes los dos progenitores para dar la noticia al pequeño. Para que vea de esa forma que, aunque ahora se vayan a separar, seguirán estando para él siempre que los necesite. La pareja deja tener una relación, pero ambos seguirán siendo sus padres. 

Es recomendable que nuestro discurso sea sincero y realista. Debemos resolver las dudas sobre los asuntos vitales que pueden cambiar sus vidas: el lugar donde van a residir, si cambiarán de escuela, si podrán seguir viendo a sus amigos...

También es esencial permitirles estar mal. Dejarles su espacio para que procesen sus nuevas emociones y expresen sus sentimientos. Evidentemente es doloroso ver como nuestro hijo sufre, pero la clave no está tanto en intentar que desaparezca el dolor, más bien en ayudarle en el proceso de asimilación para que se adapte a la nueva realidad y recupere la estabilidad. Por ello, debemos permitirles que encuentren un espacio de desahogo en nosotros, que puedan transmitirnos sus miedos y sus inquietudes, su enfado y su tristeza, e intentar gestionarlo juntos. 

Los límites y las rutinas no deben desaparecer. Podemos ser más flexibles si la situación lo requiere, pero no debemos cambiar sus hábitos porque de esta forma estaremos provocando un efecto rebote en el futuro. Aunque es inevitable que noten y cambien ciertos aspectos de sus vidas, debemos intentar que la mayoría de cosas que tienen que ver sólo con ellos permanezcan estables. 

Los procesos de divorcio someten a mucha presión a la pareja. En una ruptura siempre hay una tensión acumulada que puede llevarnos a discusiones y disputas. Es necesario que eso quede al margen de los más pequeños y que intentemos que exista un respeto mutuo, como poco, de cara a ellos. 

La ayuda psicológica

El hecho de que un niño o adolescente pase por el proceso de divorcio de sus progenitores no implica que ello vaya a ocasionar un trauma posterior. No debemos olvidar que es más importante la forma en la que el divorcio y la separación se produce, que en sí la propia ruptura de los padres. 

Hay muchos menores que han pasado por un proceso de divorcio y llevan una vida completamente normal y feliz, como cualquier otra persona que no ha pasado por este proceso. 

En todo proceso de ruptura y de cambio vital relevante en la vida de una persona es posible que la ayuda externa sea necesaria y recomendable. En casos de separación con niños o adolescentes en la pareja, a veces puede resultar de gran ayuda. 

Ya no solo para los más pequeños, en caso de que les cueste asumir, entender o volver a su rutina y crear nuevas. Los progenitores pueden verse algo perdidos a la hora de enfrentarse a comunicarles su decisión y encontrar la mejor forma de resolver los conflictos que todo ello conlleva. 

Como con cualquier dificultad en la vida, podemos solicitar la ayuda de una profesional para encontrar las herramientas adecuadas que nos hagan pasar por el proceso de una forma más positiva y con el resultado que realmente queremos. 

La situación de sobrellevar una ruptura, con todas sus consecuencias a nivel emocional, más la responsabilidad de no querer dañar a las personas que queremos puede resultar difícil de gestionar. 

 

 

 

 

Tu bienestar y satisfacción son nuestra mayor recompensa:

    "Destacaría la facilidad con la que resuelve los conflictos y problemas que le llevas, el la segunda vez que me trata y todo fenomenal, 100% recomendable, gracias Angharad"
    "Angharad sabe escuchar y enseguida me sentí cómoda,He estado por un momento en mi vida en la cual todo me salía mal, todo mi mundo se tambaleaba y estaba aterrado, su capacidad para abordarlo y su experiencia en este campo ha sido vital, muchas gracias por todo"
    "Me ha sorprendido la capacidad resolutiva a los problemas planteados en mi pareja, ha sabido escuchar y rápidamente nos dio soluciones y pautas para no volver a los mismos errores y pasar pagina, gran profesional y mejor persona, gracias Angharad."
5 / 5 de 27 Opiniones
Ver más opiniones
  • Reservas Albiach Psicologos

    Ahora es el momento

    Si has llegado hasta aquí, ahora ni lo dudes; da el primer paso y reserva ahora mismo tu cita.

    Es muy fácil, elige fecha y hora.RESERVA TU CITA
  • Dudas Albiach Psicologos

    No tengas dudas

    Si necesitas un psicólogo en Valencia pero te surgen dudas importantes, no dudes en consultarnos estaremos encantados de atenderte.

    963 72 19 85 Escribir mailCONSULTA DUDAS
  • Localización Albiach Psicologos

    Te esperamos

    Te esperamos en nuestro centro de psicología en Valencia capital.

    Calle Padre Tomás de Montañana 22, 1-F, Valencia 46023

    (Parking público Gratuito justo enfrente)
    Ver mapa
Socios de Albiachpsicologia

2018 Albiach psicólogos. Centro para el tratamiento de problemas psicológicos en Valencia.
Centro Autonímico Nº 20304
Aviso legal - Condiciones de privacidad - Cookies
Diseño web: Ilatina